Hubo más tenis

Contrario a lo que se esperaba, la nueve superficie del Abierto Mexicano no disminuyó el tiempo de duración de los partidos, es más, resultaron más largos respecto a la edición anterior, cuando todavía se jugaba en arcilla

La nueva casa azul del Abierto Mexicano de Tenis
La nueva casa azul del Abierto Mexicano de Tenis (Santiago Chaparro)

ACAPULCO, Guerrero

Contrario a lo que se esperaba, la nueva superfi cie del Abierto Mexicano no disminuyó el tiempo de duración de los partidos, es más, resultaron más largos respecto a la edición anterior, cuando todavía se jugaba sobre arcilla.

Cuando se anunció el cambio de superficie para el Abierto Mexicano de Tenis, varios apuntaron que los partidos serían más cortos, porque ayudaría la velocidad de la cancha dura pero Raúl Zurutuza, director general del evento, se apuró a decir que habían hecho una pista no tan rápida por lo que la gente en el puerto seguiría disfrutando de los rallies largos.

Situación que se cumplió. Tras concluir el certamen lo números no mintieron. Al tener los promedios de juego se ve que los tiempos de duración fueron incluso superiores a los de 2013, cuando todavía se disputaba en arcilla, una superficie que en teoría es más lenta y que permite ver puntos más largos.

Al hacer un promedio de los 31 partidos de la rama varonil en ambas ediciones se ve que duraron más este año, aunque ladiferencias sea pequeña. Mientras el año anterior la media de duración fue de 94.35 minutos, en esta edición fue de 96.77, poco más de dos minutos de diferencia. Las previsiones de Zurutuza se han cumplido ante la sorpresa de la mayoría de los participantes.

Por ejemplo, el español David Ferrer comentó: "la cancha es un poco demasiado lenta, se hace demasiado pesada la bola, pero está bien, el primer año no es fácil".

La modifi cación de tierra batida a cemento se hizo, según explicó la organización, pensando en que el Abierto Mexicano sirviera como duelo de preparación para Indian Wells, por lo que el objetivo fue dejar la superfi cie lo más parecida a la del torneo de California, primer Masters 1000 de la temporada.

La meta no se cumplió del todo, ya que algunos tenistas no compararon la pista con Indian Wells sino con otra del circuito: "es un poco más lenta, es más similar a Miami (inicia 19 de marzo) que a Indian Wells, pero está bien", señaló el chipriota Marcos Baghdatis, uno de los que debutaron en el torneo al darse el cambio de cancha.

Esta situación, además de estar al nivel del mar, provocó que apenas hubiera cambios en los tiempos de juego, y que el torneo de cancha dura fuera más largo que el de arcilla.

En la primera ronda del 2013 el promedio de duración de los partidos fue de 96.25 minutos, mientras que en este año era de 84.25, una diferencia importante de 12 minutos, que conforme pasó el certamen se fue diluyendo hasta quedar a favor de la superfi cie azul.

Para la segunda ronda la media del 2013 fue de 91.87 y en la edición recién concluida de 86.5, para acercar el promedio general a nueve minutos. La diferencia se comenzó a dar en los cuartos de final, más rápidos en arcilla con 333 minutos para cuatro partidos y un 83.25 de media, que en dura, con 487 minutos y un promedio de 121.7 que acercó el total a 90.25.

En las semifinales la distancia fue de 43 minutos más de duración para la cancha azul, para un promedio de 147.5, pero la final entre Kevin Anderson y Grigor Dimitrov, que duró casi tres horas, terminó por inclinar la balanza del lado de la edición 2014 en la media de duración entre una y otra superficie.

Los afi cionados de Acapulco que asistieron al AMT 21 y disfrutaron de poco más de dos minutos de juego en promedio respecto a los que fueron el año anterior.

Solo había un par de momentos por partidos en los que la pista parecía de verdad de cancha dura: "es mucho más rápido aquí cuando las pelotas son nuevas", apuntó Andy Murray, respecto al descontrol en algunos momentos.

Otros, como la canadiense Eugénie Bouchard hablaron de la rugosidad de la pista: "La cancha está buena, aunque es un poco lenta para ser dura, es solo algo a lo que todos se deben acostumbrar, y con spin la bola brinca más pero nos iremos habituando".

Al final, el ganador del certamen ha sido un sacador potente como Dimitrov y el otro objetivo del torneo se cumplió, ver jugadores diferentes; el campeón no fue hispanoamericano.

Los aficionados al tenis que estuvieron en el inicio de esta nueva era no se pueden quejar, vieron partidos más largos que en arcilla.