“Sufría en la cancha”: Giraldo

El colombiano se alejó del tenis durante seis meses, con el objetivo de encontrar la tranquilidad y volver a disfrutar del deporte

Santiago Giraldo, tenista colombiano
Santiago Giraldo, tenista colombiano (Reuters)

Ciudad de México

Después de la derrota ante el alemán Philipp Kohlschreiber en la segunda ronda del US Open del año pasado, el colombiano Santiago Giraldo decidió hacer una pausa en su carrera, solo disputó la serie de Copa Davis ante Croacia, pero se alejó de las canchas, cuando ocupaba el lugar 129 en el ranking mundial.

Su reaparición se dio hasta el Masters 1000 de Miami este año, pero en la calificación, porque no le alcanzó para entrar en el cuadro principal; después pasó por el challenger de Le Gosier, en la Isla de Guadalupe, y luego en la serie de Copa Davis ante Brasil el fin de semana, aunque todavía busca la primera victoria esta temporada.

Tendrá una nueva oportunidad a partir de hoy, en el challenger de la Ciudad de México, donde no parte como uno de los favoritos, al ser el 291 de la ATP, y enfrentará al quinto sembrado, el alemán Mats Moraing; contará con el público a su favor, después de las buenas actuaciones que ha tenido en el país, en especial con la semifinal de Acapulco en 2012, cuando perdió ante el español David Ferrer.

¿Cómo va el proceso de regreso a la actividad?

Me siento muy bien, contento y motivado por volver después de un receso largo, sentí que debía hacer un parón en mi carrera, habían sido muchos años muy constantes, ya no jugaba como me gusta, ni disfrutaba; así que me tomé un receso y ya hace un par de meses empecé a prepararme, es apenas mi cuarta semana, es el inicio de una gira de cuatro torneos (challenger) en México, ya con algunos partidos rodados, más sets, suelto, y entusiasmado de esta primera edición aquí.

¿Para qué te sirvió este tiempo lejos de las canchas?

Me sirvió muchísimo porque al principio, además tenía muchas molestias físicas, estaba saturado y fue una desconexión total, un encuentro interesante conmigo mismo, para encontrar la motivación y la pasión por jugar, para entrenar y tener la disciplina, aunque con otra perspectiva, para hacerlo más tranquilo; voy a conseguir rendir muy bien otra vez, asumo diferente este reto, con entusiasmo, gracias a ese parón fui capaz de ver las cosas de otra manera y es lo que quería.

¿Ahora observas el tenis de una forma diferente?

Tengo una perspectiva distinta, con más motivación, tranquilidad, asumiéndolo diferente, obviamente hay que entrenar muy bien, ponerse fuerte físicamente, competir por cada punto y tratarlo de ganar, pero llevándolo con un poco más de calma. Antes solo importaba el resultado y sufría mucho en la cancha, ahora estoy seguro que puedo intentar vencer, pero pasándolo un poco mejor, muchos ex jugadores cuando se retiran dicen 'me hubiera gustado hacerlo así', voy a intentarlo, tengo cero presión.

¿Buscabas volver a disfrutar del tenis cuando regresaras?

También disfruté antes y no cambiaría ni un minuto de los años anteriores porque gracias a ello estoy aquí, pero quiero asumir diferente la forma de estar en la cancha, no quiero pegarle a la raqueta, ni gritar, ni lastimarme, quiero jugar y tratar de hacerlo lo mejor que pueda; es extraño porque debería ser la forma típica de verlo, pero lo otro es lo normal, voy a intentar demostrar que sí se puede.

¿Cómo fue volver a la Davis, con derrota ante el brasileño Thiago Monteiro?

Fue muy interesante porque mi primer torneo fue el de Miami, lo hice bien y estaba sorprendido porque perdí con uno de los preclasificados (el sueco Elias Ymer), tuve set points en el primero, después fui a un challenger y tuve match points a favor, iba mejorando, en la tercera semana me sentí increíble en los entrenamientos de la Copa Davis, incluso le gané a Daniel Galán, pero llegué al partido y tuve un mal día y no salió; luego jugó Alejandro (González) y nos premió el destino con una victoria increíble, pero hay que esperar a encontrar las sensaciones y espero que sea en esta gira.

¿Cuáles son tus expectativas para el challenger de la Ciudad de México?

Voy día a día, a ver cómo va, este torneo es duro por la altura y porque vengo con el tiempo un poco justo, veré en cada partido, aunque espero ir de menos a más y ganar algún challenger en el país, es mi objetivo, creo que puedo hacerlo y voy a ir con calma.

¿Qué tan especial es México en tu carrera, sobre todo por los resultados en Acapulco?

Me encanta México, fuera del tenis, siento mucha sincronía con el país, me encanta la gente, por eso me vine de inmediato, es una semana más para jugar y me gusta todo; en Acapulco tuve semis con Ferrer (2012), cuartos un par de veces, en Los Cabos también cuartos, gané un challenger en San Luis Potosí, me siento bien aquí y las cosas salen mejor.