Sam Querrey, el verdugo del Grand Slam

El estadunidense impidió que Novak Djokovic continuara su camino a ganar los cuatro grandes en un año, al eliminarlo en la tercera ronda de Wimbledon, donde alcanzó los cuartos de final

Sam Querrey
Sam Querrey (Santiago Chaparro )

LOS CABOS, México

Novak Djokovic buscaba una hazaña. Después de ganar los cuatros torneos de Grand Slam de forma consecutiva entre el último semestre del 2015 y el primero del 2016, el serbio quería continuar la racha, para conseguir los cuatro grandes en el mismo año calendario, y convertirse en el primer hombre en hacerlo desde el australiano Rod Laver en 1969.

Tenía el objetivo de ser el tercero en lograrlo en la rama varonil, tras Don Budge y Laver, y con el Abierto de Australia y el de Francia en la bolsa de 2016, Wimbledon parecía una meta sencilla, al tratarse de un torneo en el que ya se había coronado tres veces.

Hasta que llegó el partido de tercera ronda ante el estadunidense Sam Querrey, quien arribó como el sembrado 28 del torneo. Después de las constantes interrupciones por lluvia, el sábado 2 de julio se concretó la sorpresa, el norteamericano terminó con la racha de 30 triunfos en fila para Nole en los grandes, al imponerse por 7-6 (8), 6-1, 3-6 y 7-6 (5).

El potente sacador impidió que Djokovic terminara con más de cuatro décadas de intentos fallidos de ganar el Grand Slam anual.

No fue todo para Querrey, quien después eliminó al francés Nicolas Mahut, y alcanzó los cuartos de final, su mejor resultado en un torneo grande, instancia en la que cayó ante el canadiense Milos Raonic, a la postre finalista en Wimbledon.

A poco más de un mes de aquella hazaña, Sam todavía recuerda el triunfo ante el número uno del mundo, y sobre todo lo importante que fue para el impulso del actual número 29 del ranking mundial, de 28 años de edad.

"Superar a Novak (Djokovic) y haber alcanzado los cuartos de final de Wimbledon fue muy emocionante, es la primera vez que lo hago, me dio mucha confianza, incluso ahora si no juego tan bien, tengo esa fuerza mentalmente para pelear en partidos complicados, y espero que me ayude", explicó a La Afición.

Al analizar el partido de tercera ronda del torneo grande de pasto, Querrey destaca su servicio, completó 31 aces y metió el 63 por ciento del primer saque, así como las oportunidades de rompimiento que le impidió a su rival, quien solo concretó tres de 17 breaks.

"Creo que hubo muchas claves, hice todo bien ese día, sobre todo jugué bien los puntos de rompimiento, hice un buen trabajo al salvar varios de ellos, y al final me mantuve en el partido, a veces necesitas un poco de suerte, el match point fue extraño y estuve muy contento después de hacerlo".

El norteamericano reconoció la actitud de Djokovic después del partido, aunque admitió que como seguidor del deporte tenía la expectativa que el serbio se coronara en los cuatro Grand Slam de este año.

"Fue muy amable después del partido, él y todo su equipo me felicitó, como aficionado del tenis estaba un poco triste, porque me hubiera gustado que ganara los cuatro torneos grandes, pero es tan buen jugador que estoy seguro que tendrá otra oportunidad de hacerlo, incluso el próximo año".

Sin embargo, la caída en la Catedral que le impidió ganar los cuatro grandes el mismo año, no es la única decepción que ha sufrido Nole este año, después de perder en la primera ronda del torneo de tenis de los Olímpicos de Río de Janeiro ante el argentino Juan Martín del Potro, quien como Sam, tiene un saque poderoso.

"Vi el partido y Del Potro jugó de forma increíble, es una decepción para Novak que no pudo acercarse a la medalla de oro en singles, pero estoy seguro que se recuperará y jugará muy bien en el US Open", resumió el norteamericano.

El triunfo sobre el serbio en Wimbledon no ha sido el único gran momento del año para Querrey, quien ganó el título de Delray Beach, al dejar en el camino a Del Potro, para sumar su primer trofeo en el Tour desde 2012.

"Me siento bien, la primera parte del año fue muy positiva, gané un título, llegué a las semifinales en Acapulco, a los cuartos de final en Wimbledon, así que espero que la segunda mitad sea igual de buena y continuar escalando en el ranking".