Sam Querrey ya compite hasta el fin

El tenista estadounidense vive su mejor momento y destaca que ahora se mantiene en la pelea en los partidos complicados

Sam Querrey en el Abierto de Los Cabos
Sam Querrey en el Abierto de Los Cabos (Iván López )

Los Cabos, BCS

Sam Querrey llegó a disputar los dos torneos de la ATP en México este año y se llevó los 750 puntos que entregaban. En febrero lo hizo en Acapulco, donde ya había amenazado en 2016 al llegar a las semifinales.

Hace unos meses no estaba entre los favoritos en el Puerto, con el serbio Novak Djokovicy el español Rafael Nadal en el cuadro, pero el estadunidense dio la sorpresa y se coronó en la edición con el mejor draw en la historia del certamen, para llevarse las 500 unidades.

En la semana en Los Cabos sí era uno de los señalados para llegar lejos. Solo el checo Tomas Berdych tenía un mejor ranking, y el norteamericano, a pesar de no ofrecer su mejor versión en varios momentos, fue capaz de coronarse en Baja California Sur, para conseguir el primer doblete en México.

"Es muy emocionante, gané en Acapulco, ahora en Los Cabos, dos torneos grandes y creo que jugué muy bien, así que espero regresar el próximo año; México es mi segunda casa", bromeó el jugador con 10 títulos profesionales.

El 24 del ranking llegó a Los Cabos en un buen momento, avanzó hasta las semifinales de Wimbledon por primera vez en su carrera, en las que cayó ante el croata Marin Cilic, y en el torneo250 solo sumó victorias. Su mejor clasificación (17 en 2011) está al alcance si mantiene el nivel.

"En los últimos 12 meses he alcanzado este punto y espero superar ese mejor ranking, y en el resto de la temporada tener mi mejor año en el Tour", afirmó con el trofeo en las manos.

Sobre las claves para este buen momento, Querrey aseguró que más allá de un buen saque y una derecha poderosa, ha aprendido a resistir, incluso cuando no está inspirado.

"Estoy haciendo muchas cosas bien, he peleado en partidos muy complicados y los he superado; por ejemplo esta semana gané tres partidos que se fueron a tres sets, a veces no jugué tan bien, pero hice un buen trabajo al encontrar la forma de ganar, y cubrir esos huecos. Soy agresivo, y cuando lo hago y las cosas funcionan, soy un jugador peligroso, así que espero seguir por ese camino durante el año".

El siguiente reto para los integrantes del Tour son los Masters 1000 de Canadá y de Cincinnati, y luego el último Grand Slam del año, el Abierto de Estados Unidos, y la superficie dura puede beneficiar el estilo de Sam.

"Espero jugar bien en esos torneos, Montreal, Cincinnati y el US Open son los más importantes este verano y espero seguir como en Wimbledon, si lo hago puedo conseguir buenos resultados en los tres", confió.

Sobre la final en Los Cabos, en la que se llevó el primer set ante el australiano Thanasi Kokkinakis, y luego cedió el segundo, destacó el rompimiento temprano en el tercero, que inclinó la balanza a su favor.

"La clave fue mantenerme en el partido, Thanasi jugó muy bien, tiene una buena derecha, y es completo, los dos primeros sets fueron parejos, y en el tercero empecé bien y eso me ayudó a conseguir el quiebre, luego conservé mi servicio y estuve sólido", concluyó.