Santiago González cae en la Final de Roland Garros

El tenista mexicano y su pareja estadunidense, Donald Young, perdieron en tres sets ante la dupla conformada por Ryan Harrisson y Michael Venus

Ciudad de México

El sueño de Santiago González se terminó en la final. El mexicano no pudo coronarse en el dobles varonil de Roland Garros, junto al estadunidense Donald Young, al perder por 7-6 (5), 6-7 (4) y 6-3 ante el también norteamericano Ryan Harrison y neozelandés Michael Venus.

La espera desde 1990 por un nacional campeón en un Grand Slam, deberá extenderse al menos hasta Wimbledon, y el veracruzano sumó su cuarta derrota en la definición de un grande, aunque las tres primeras fueron en mixtos.

Un Young inestable y una buena actuación de Harrison opacaron el trabajo de Santi, que hizo historia con el subcampeonato.

El partido fue parejo en todo momento. Ryan Harrison fue el primero en sacar y sin problemas se puso 1-0, pero Santi respondió de la misma forma, a pesar de enfrentar una posibilidad de rompimiento.

Young no empezó bien y cometió algunos errores no forzados, por lo que el veracruzano fue el encargado de sostener a la pareja.

Los puntos en el primer set eran cortos, y dependían del saque o de la devolución.

El momento de mayor peligro llegó en el sexto game, cuando González enfrentó un triple break, pero superó todos, aunque la dupla norteamericana era la que más padecía con su saque.

Sin embargo, Venus también tuvo un momento de duda y tuvo que reponerse a una triple posibilidad de rompimiento, para que el set se definiera en el desempate.

Ahí, con el 5-5, Santiago no pudo mantener su saque y Venus sirvió para ganar el tie-break 7-5.

El segundo capítulo siguió un guión similar, aunque Young levantó el nivel y los cuatro lucieron en cancha. Los puntos eran un poco más largos y el veracruzano brilló con las voleas sobre la red.

La primera posibilidad de quiebre de nuevo la enfrentó Venus en el sexto game, pero la superó para mantener el empate 3-3.

Los norteamericanos no tenían margen de error y se cuidaban todos los detalles, nadie arriesgaba de más. El episodio pedía otro tie-break para definirse y el desempate llegó de nuevo.

Harrison perdió sus dos saques, y Young los conservó, para ponerse 6-3 y que la dupla tuviera tres puntos para set. Concretaron el segundo, cuando Venus falló, para el 7-4.

En el tercer set apareció el cansancio y las posibilidades para que el partido se cargara para algún lado.

En el sexto game, con el mexicano al saque, los rivales se pusieron 0-30, Young falló una pelota fácil y Santiago enfrentó dos oportunidades de rompimiento, entregó la segunda con una doble falta.

Pero Venus no pudo confirmar el quiebre, inseguro con su servicio, enfrentó tres posibilidades de break y González concretó la última con una gran devolución, para revivir las esperanzas norteamericanas en el duelo.

Young, que volvió a la irregularidad, también entregó su servicio y dejó en las manos de Harrison la definición de la final de dobles varonil en Roland Garros.
El norteamericano no falló y junto a Venus se coronó en París, para decepción de Santi y Donald Young.