Federer, el retorno del rey al Abierto de Australia

Ante las lesiones de Rafael Nadal, Novak Djokovic y Stan Wawrinka y la ausencia de Andy Murray, el campeón defensor es el principal candidato a ganar el primer Grand Slam del año

En 2017, Roger Federer se coronó en el Abierto de Australia
En 2017, Roger Federer se coronó en el Abierto de Australia (Reuters)

Ciudad de México

El suizo Roger Federer arrancó el Abierto de Australia 2017 como el 17 del ranking mundial, después de perderse el segundo semestre de la temporada previa. A los 35 años su carrera parecía ir en declive, sobre todo porque su último título de Grand Slam, el 17, había sido en Wimbledon en 2012.

Sin embargo, el helvético superó sin mayores problemas las primeras rondas en Oceanía y en el tercer partido se enfrentó a un rival de cuidado, el checo Tomas Berdych, décimo sembrado, al que superó al ceder apenas 10 games.

En la cuarta fase superó al quinto favorito, el japonés Kei Nishikori, en una batalla a cinco capítulos en la que había perdido el primer set; en cuartos se impuso al alemán Mischa Zverev, aunque en semifinales se encontró con su compatriota, Stan Wawrinka, quien remontó dos episodios para forzar el quinto, en el que cayó.

La final deparó una vuelta al pasado. Federer se encontró con su rival de siempre, el español Rafael Nadal, noveno sembrado, a quien no veía en la definición de un grande desde Roland Garros 2011; el duelo estuvo a altura de los dos máximos ganadores de majors en la historia, con cinco mangas y tres horas y 38 minutos que coronaron a Roger.

Fue el impulso que el ex  número uno del mundo necesitaba y en Indian Wells venció de nuevo a Rafa y a Wawrinka para llevarse el primer Masters 1000 de la campaña, repitió en Miami con victoria sobre el de Manacor en la definición, aunque frenó su marcha en la temporada de arcilla.

Reapareció para la de pasto y se coronó ante el alemán Alexander Zverev, uno de los candidatos a tomar su lugar en la élite del tenis, en Halle y luego en Wimbledon, donde ni siquiera tuvo que medirse al serbio Novak Djokovic, el británico Andy Murray o Nadal, camino al duelo decisivo ante el croata Marin Cilic, para imponerse en La Catedral.

De vuelta en el cemento, perdió la final en Canadá ante Alex Zverev y en cuartos de final del Abierto de Estados Unidos, en una batalla ante el argentino Juan Martín del Potro, su única derrota en Grand Slam; cerró la campaña con los títulos de Shanghái, ante Rafa y en Basilea, frente a la Torre de Tandil, aunque en Londres fue sorprendido por el belga David Goffin en semifinales.

Terminó 2017, a los 36 años, con una marca de 52 triunfos y solo cinco caídas, con siete campeonatos, su mejor cifra desde los ocho obtenidos diez años atrás, y un par de Grand Slam, algo que no hacía desde 2009.

Fue un regreso a lo grande para Federer, quien recuperó su lugar en la cima del tenis, aunque el número uno del mundo al final del calendario fue para Nadal.

Roger ha vuelto a ser el rival a vencer en el circuito de la ATP y el suizo espera prolongar esta enésima primavera, a partir del Abierto de Australia, que comienza esta noche en Melbourne.

CON POCOS RIVALES

El helvético llega además con un título en la bolsa, el de la Copa Hopman, conseguido junto a su compatriota Belinda Bencic y aunque no era oficial, los ocho triunfos (cuatro en dobles mixtos) confirmaron que el ex número mantiene el nivel con el que cerró 2017.

Por si fuera poco, Federer está al ciento por ciento en el plano físico, algo que no pueden presumir sus principales rivales.

El británico Andy Murray ni siquiera participará en el torneo por una lesión en la cadera, mismo caso del japonés Kei Nishikori, aunque éste por un problema en la muñeca.

Djokovic, que no disputa un certamen desde su retiro en Wimbledon en cuartos de final, aún se recupera del padecimiento en el codo que ya lo obligó a ausentarse en Doha y lo tiene como 14 del ranking mundial.

Por su parte, Wawrinka se operó la rodilla izquierda después de caer ante el ruso Daniil Medvedev en la primera ronda de Wimbledon y no ha vuelto a competir, por lo que se ubica noveno en la clasificación de la ATP.

Mientras que Nadal, que también tuvo un 2017 de ensueño con los títulos de Roland Garros y el US Open y el regreso al número uno, se retiró después de su primer partido en las Finales del Tour en Londres y solo compitió en un par de duelos de exhibición esta semana ya en Australia, tras renunciar a Brisbane por problemas en la rodilla.

El primer sembrado será el protagonista de la primera jornada en la Arena Rod Laver.

Eso coloca a Federer como el principal favorito para Australia, donde buscará la histórica cifra de 20 grandes, aunque los lesionados son una amenaza, así como el búlgaro Grigor Dimitrov (tercer sembrado), el alemán Alexander Zverev (4) y el austriaco Dominic Thiem (5), quienes todavía no inauguran su palmarés en el Grand Slam; para conseguirlo, tendrán que frenar al rey actual, por el que los años no pasan.

¡Consigue tus boletos para el Abierto Mexicano de Tenis!