El 10 perfecto de Rafael Nadal

A Rafael Nadal la cita con la historia le llega en el peor momento. Nunca en este deporte un tenista ha ganado un mismo torneo en diez ocasiones; a partir de hoy, el español tiene la oportunidad de conseguirlo. 

Rafael Nadal, tenista español
Rafael Nadal, tenista español (EFE)

Ciudad de México

A Rafael Nadal la cita con la historia le llega en el peor momento. Nunca en este deporte un tenista ha ganado un mismo torneo en diez ocasiones; a partir de hoy, el español tiene la oportunidad de conseguirlo, y no solo eso, sino lograrlo en un Grand Slam, Roland Garros, donde ya se ha coronado en nueve ocasiones.

La marca de más títulos en el mismo torneo ya está en manos de Rafa, quien el año pasado en París superó las ocho ocasiones en las que Guillermo Vilas se coronó en Buenos Aires y las que él mismo consiguió en Montecarlo y en Barcelona, pero el diez que persigue este 2015 representa la perfección, la totalidad.

Desde su incursión formal en el Tour ATP en 2003, el de Manacor monopolizó todos los títulos de arcilla y año con año los ha coronado con Roland Garros, el segundo Grand Slam de la temporada. Acumula 46 trofeos en su superfi cie favorita, a tres de Vilas, quien posee el récord histórico.

Fue tal su dominio en tierra batida que en las campañas de 2006 y 2010 no perdió algún partido en esa superficie, y en 2007, 2008 y 2012 apenas sufrió una caída. En Roland Garros solo ha sido derrotado una vez, por el sueco Robin Söderling en la cuarta ronda de 2009. Tiene marca de 66-1 en el certamen de París.

Tras derrotar al argentino Mariano Puerta en la final de 2006 vinieron tres victorias consecutivas sobre el suizo Roger Federer en el duelo decisivo, una sobre Söderling para tomar revancha de lo sucedido un año antes; una más sobre el helvético, la primera frente al serbio Novak Djokovic, una ante su compatriota David Ferrer, y la más reciente ante Nole.

Nueve mordidas a la Coupe des Mousquetaires en diez años. Buscará la décima, la que lo acerca a la perfección, la que completa el ciclo. Sin embargo, nunca como esta vez los antecedentes habían estado en su contra.

Siempre había llegado a Roland Garros con al menos un par de títulos en arcilla detrás; incluso en 2009, cuando sufrió su única derrota en el certamen, se había coronado en Roma, Montecarlo y Barcelona. Hasta este 2015, en el que acumula una marca de 17-5 en arcilla, la más baja de su carrera desde 2003; si cae en París empatará su mayor número de derrotas en esa superficie en una sola temporada.

Llega con un solo título en arcilla como respaldo, el conseguido en el ATP 250 de Buenos Aires en el ya lejano febrero, ante Juan Mónaco. El ibérico es el sexto en la siembra y séptimo en el ranking del Tour, ya que ha acumulado fracasos en sus torneos favoritos.

En Montecarlo (ocho títulos) el inspirado Novak Djokovic lo eliminó en semifinales, en Barcelona (ocho) fue el italiano Fabio Fognini en tercera ronda, en Madrid (cuatro) su verdugo fue Andy Murray en el duelo decisivo, y en Roma (siete) se encontró con el suizo Stan Wawrinka en cuartos.

No obstante, como avisó Nole, principal candidato al título, Nadal está en casa, donde siempre alcanza su mejor versión. La segunda derrota de su carrera en Roland Garros no está en los planes, Rafa busca la perfección.