Nick Kyrgios, la polémica convertida en tenista

Declarado amante del basquetbol y no del tenis, este australiano se niega rotundamente a estar en los primeros lugares del ranking de la ATP. Jugará el Abierto Mexicano

Nick Kyrgios,tenista australiano
Nick Kyrgios,tenista australiano (Reuters)

Ciudad de México

El tenista australiano Nicholas Kyrgios, quien tendrá participación en el Abierto de Mexicano de Tenis, se ha caracterizado por las diversas polémicas dentro y fuera de la cancha en su trayectoria profesional. El actual número 17 del ranking de la ATP no desea contar con un entrenador para no estar dentro de los primeros lugares a nivel mundial.

Kyrgios, antes de incursionar en el deporte blanco, entrenó basquetbol, disciplina de la cual se dijo un gran aficionado, en especial de los Celtics de Boston; sin embargo, el tenis fue su destino, gracias a su hermano Christos.

Nick, de 21 años, comenzó a acaparar los reflectores en el 2014, dos años después de su debut en el circuito de la ATP, tras vencer a Rafael Nadal en Wimbledon; para el 2016, en este mismo certamen, el australiano derrotaría a Andy Murray, haciendo crecer su fama como una futura promesa.

A pesar de ello, Kyrgios desató la polémica, no por su buen juego, sino por el incidente que tuvo con Stan Wawrinka en el Masters 1000 de Montreal, pues durante el partido le comentó al suizo que su novia Donna Vekic se había acostado con el tenista australiano Thanasi Kokkinakis; tras esta situación fue multado con 10 mil dólares por la ATP.

Durante la conferencia en Wimbledon, aseguró que "no me gusta este deporte", confirmando esta declaración en una entrevista para la revista estadunidense The New York Times pues "si ganara un Grand Slam, diría lo mismo".

Además, mencionó que antes de ver un partido de tenis, "prefiero ver Piers Morgan"; pues su carrera la quiere concluir a los 27 años, para ir en busca de su único sueño: jugar basquetbol profesionalmente.

Otra de sus grandes polémicas se dio durante un partido en el Abierto de Australia 2016, cuando le reprochó al juez de silla que perdió el juego ante Thomas Berdych debido al ruido que provocaba la música en el estadio, el australiano desde el centro de la cancha le gritó a James Keothavong: "¡Eres un árbitro terrible!".

Dos meses más tarde, volvería a tener un conflicto con un juez de silla, en esta ocasión con Cedric Mourier, pues tras ir abajo en el marcador, Nick lanzó una pelota hacia las gradas con su raqueta, siendo abucheado por la afición, además de recibir un warning (advertencia). Al finalizar el encuentro, Kyrgios no quiso hablar sobre lo acontecido.

El 2016 fue el año más desastroso para el australiano, pues en el Master 1000 de Shanghái, el público mostró su molestia tras ver que Nick regalaba puntos a su rival Mischa Zverev, actitud que no le gustó al tenista de 21 años y comenzó a hacer señas obscenas a los aficionados.

El juez le pidió que jugara bien, ya que en el primer set cuando Zverev devolvía el golpe, Nick ya se dirigía a la banca sin responderle al alemán. Sin embargo, parecía no importarle lo que decían los demás y en el transcurso del partido solo se dirigía al juez para decirle: "¿puedes decir ya 'time', para que pueda acabar ya este partido e irme a casa?".

"Los aficionados no saben por lo que estoy pasando", dijo al finalizar el juego. "No les debo nada, si entran a una pista de tenis y no les gusta lo que ven pueden marcharse. Si son tan buenos dando consejos y jugando al tenis, ¿por qué no están en mi lugar? ¿Por qué no están en el circuito?", tras estas declaraciones fue multado con 16 mil dólares.

Pese a todas estas polémicas, Nick Kyrgios es considerado como un gran tenista, que de contar con un entrenador que lidiara con su temperamento, podría mejorar su técnica y, además, estar dentro de los primeros lugares del ranking de la ATP.

Compra aquí tus boletos para el Abierto Mexicano de Tenis