Sharápova no teme ser recibida con frialidad tras su sanción

La tenista rusa dijo que no le preocupa que su regreso a las canchas sea distante y frío por parte de sus rivales tras su suspensión de 15 meses por dopaje

Maria Sharápova, tenista rusa
Maria Sharápova, tenista rusa (Reuters)

Stuttgart

La rusa Maria Sharápova aseguró que una recepción fría y distante de sus rivales es lo que menos le preocupa en su regreso al circuito tenístico tras su sanción por dopaje.

"Es la última de mis preocupaciones", dijo Sharapova en una entrevista con la revista alemana Stern de la que se conoció hoy un adelanto. "No le dedico ni un sólo pensamiento a eso".

La rusa, que cumple hoy 30 años, regresará al circuito la semana próxima en el torneo de Stuttgart tras ser sancionada el año pasado por el consumo de meldonium.

La sanción de Sharápova expira el miércoles 26 de abril, por lo que se espera que ese mismo día juegue su primer partido en el torneo alemán, que comienza en rigor el lunes 24.

La manera en que se produce el retorno de la ex número uno del mundo no fue del todo bien recibida por sus colegas. Jugadoras como la alemana Angelique Kerber, líder del ranking, criticaron además que se le entregue una "wild card" o invitación.

"Sé que soy respetada en la pista. Lo veo por el modo en el que mis rivales juegan contra mí", dijo no obstante la rusa en la entrevista con Stern, que será publicada íntegramente mañana.

Sharápova afirmó además que en un primer momento fue "increíblemente duro" aceptar la sanción y que se sintió "muy pequeña y vulnerable".

El castigo se extendía originalmente hasta enero de 2018, pero fue reducido de dos años a 15 meses por el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS).

El alto tribunal deportivo con sede en Lausana consideró que la Federación Internacional de Tenis (ITF) no informó adecuadamente sobre la inclusión del meldonium en la lista de sustancias prohibidas a partir del inicio de 2016.

Sharápova, ganadora de cinco títulos de Grand Slam, explicó que consumió durante años meldonium con fines médicos y aseguró que no tenía conocimiento de su inclusión en la lista de la Agencia Mundial Antidoping (AMA).