Martín del Potro, el hombre que superó una lesíon y venció a los cuatro grandes

El tenista argentino logró vencer a los primeros cuatro rankeados de la ATP, ganó plata en Río 2016 y llegó a cuartos de final del US Open y llevó a Argentina a la final de Copa Davis, todo después de tres operaciones en la muñeca izquierda y dos años de ausencia

Juan Martín del Potro
Juan Martín del Potro (AFP )

Ciudad de México

Tres cirugías en la muñeca izquierda lo alejaron del deporte blanco por casi dos años y llegó a pensar en el retiro, aseguró a diversos medios especializados, sin embargo la vuelta a las canchas fue mejor de lo que él mismo esperaba.

Juan Martín del Potro se enfrentó en la segunda ronda de Wimbledon a Stan Wawrinka, rankeado tres del mundo, y lo venció por parciales de 3-6, 6-3, 7-6 y 6-3.

En Río de Janeiro, 'Delpo' se cruzó de inmediato con el mejor tenista del mundo: Novak Djokovic.

Sin embargo el argentino logró la victoria con parciales de 7-6 y 7-6 para comenzar a escribir una historia que nadie podía imaginar y que le valió conseguir un Wild Card para participar en el US Open.

En semifinales de la justa veraniega se enfrentó a Rafael Nadal, la cuarta raqueta más importante del orbe, según la ATP y le sacó el encuentro viniendo de atrás con 5-7, 6-4 y 7-6 asegurando así una presea olímpica.

Andy Murray fue el rival en la final carioca y fue quien pudo ponerle un alto a Juan Martín, pues lo relegó al segundo puesto de la competencia, pero la revancha estaba muy cerca.

En la Copa Davis de este año, Juan Martín del Potro enfrentó con Argentina al equipo de Gran Bretaña y su rival fue Andy Murray.

El segundo mejor del orbe no pudo con Juan Martín del Potro esta ocasión. Cinco horas entregaron a Argentina el primer punto del certamen con un marcador de 6-4, 5-7, 6-7, 6-3 y 6-4, además de la satisfacción de vencer en menos de un año a las mejores raquetas del mundo.

El equipo de Argentina disputará la final de Copa Davis del 25 al 27 de noviembre, es la quinta de toda su historia y tienen la misión de al fin levantar la "ensaladera de plata".