David Ferrer no deja de luchar

El español superó en dos sets al australiano Marinko Matosevic, después de sobrevivir a cuatro puntos para set de su rival

Ferrer sigue en pie de lucha
Ferrer sigue en pie de lucha (Iván López)

Acapulco, Guerrero

David Ferrer no se rinde. El español tiene fama de luchador y la confirmó en su duelo de segunda ronda en el Abierto Mexicano de Tenis, cuando resistió cuatro puntos para set de su rival para llevarse la victoria en dos episodios 7-6 (4) y 6-4 ante el australiano Marinko Matosevic.

El de Jávea nunca se da por vencido; incluso, abajo en el primer capítulo por marcador de 3-5, mantuvo su servicio para obligar a su rival a terminar con la manga con el suyo. Matosevic sintió la presión, a pesar de tener tres puntos para apuntarse el set, en todos, se encontró con la pared ibérica.

El servicio del australiano, clave para tener esa ventaja, volvió a darle la opción de quedarse con el episodio. De nuevo se encontró con una derecha de Ferrer, quien ante la falta de resolución de su adversario consiguió el rompimiento para el 5-5 en el marcador y la alegría en la cancha central que ya gritaba 'David, David'.

Con el momento de su lado se apuntó el 6-5 en cero y ganó el set en el tie break. Contra la pared, Matosevic cometió doble falta y David se lo llevó 7-6 (4). "Tuve suerte, él mereció ganar el primero", reconoció después el número nueve del mundo.

El León se había adueñado de la cancha y en el tercer game del segundo episodio quebró a su rival, para después tomar una ventaja de 3-1. Pero aparecieron los errores no forzados y Matosevic aprovechó para igualar.

Sin embargo, cuando el australiano servía para ponerse 5-4 el guión se repitió: Marinko no pudo con la presión y Ferrer olió sangre y fue por él.

Sirvió para el partido y tras ofrecer otra lección desde el fondo de la cancha con puros tiros de derecha, provocó la falla del rival para ganar 6-4.

Ferrer es un luchador y cuando lo acompaña con tiros ganadores es el número uno para la gente de Acapulco. Lo espera otro australiano, Bernard Tomic en los cuartos de final.