La mala racha de Kerber tras llegar al número uno

La tenista alemana no ha conseguido ningún campeonato desde que llegó a la cima de la WTA, su temprana eliminación en Australia pone en riesgo su permanencia como número uno

Angelique Kerber
Angelique Kerber (AP)

Ciudad de México

Precisamente hace un año en las canchas de Melbourne, Australia, Angelique Kerber comenzó su camino hacia la cima del ranking de la WTA; tras derrotar a Serena Williams 6-4, 3-6 y 6-4 en la final, la tenista alemana obtuvo su primer título de Grand Slam, y con él, comenzó una competencia hombro a hombro con la norteamericana.

Luego de su triunfo en el primer Major del año, Kerber fue campeona en Stuttgart, finalista en Wimbledon- donde cayó 7-5 y 6-3 ante Serena-, medallista de plata en los juegos Olímpicos de Río 2016, finalista en Cincinnati y finalmente campeona del US Open, el segundo Grand Slam de su carrera.

Pero antes de levantar el trofeo en las pistas de Nueva York, Angelique ya había consumado su sueño, pues tras su victoria ante Wozniacki para calificar a la final y la caída de Serena ante Pliskova en la ronda de semifinales, la alemana destronó a Williams quien había ocupado la cima durante 186 semanas consecutivas.

 Kerber consumó la hazaña con el título del último Major de la temporada; sin embargo, tras la victoria ante Pliskova en aquella final del 2016, la tenista número uno del mundo no ha mostrado su mejor nivel de juego, incluso, cerró esa mala racha la madrugada de este domingo al ser derrotada 2-6 y 3-6 por Vandeweghe en la cuarta ronda del Abierto de Australia.

 Luego de hacerse del número uno del mundo, Kerber no ha conseguido ningún título; en Wuhan, China cayó en la ronda de dieciseisavos ante Kvitova, posteriormente en Beijing, quedó eliminada en la misma ronda ante Svitolina. En octubre de 2016, durante el tercer torneo que disputó luego de convertirse en la mejor clasificada de la WTA, la alemana de quedó en los cuartos de final al caer 6-1 y 6-3 ante Gavrilova.

 Y así, con el recuerdo del US Open y del gran año que tuvo, Angelique llegó a las finales de la WTA en Singapur, torneo en el que Serena estuvo y ausente, y por lo tanto, en el papel la número uno del mundo tenía el camino libre para consolidar su temporada. Sin embargó eso no ocurrió y luego de llegar a la final, Cibulkova –número siete del mundo- le arrebató el título en un encuentro de dos sets en el que la dominó 6-3 y 6-4.

 En 2017 se esperaba que la alemana mostrara el nivel que le llevó al número uno, pero lejos de tener grandes actuaciones, Kerber no ha conseguido levantar. En Brisbane Svitolina la liquidó en los cuartos de final, y en Sidney el último torneo antes de Australia, Angelique cayó en dieciseisavos ante la rusa Kasatkina. Finalmente, no consiguió revalidar su título en el primer Grand Slam del año, por lo que su permanencia como la número uno del mundo corre peligro.

 En total, desde aquel juego en el que derrotó a Wozniacki y que le valió el número uno, Kerber ha disputado 17 partidos, de los cuales ha ganado 11 y perdido 6.

SERENA LE ‘PISA LOS TALONES’

Una lesión en el hombro alejó a la menor de las Williams de las pistas, el último encuentro que disputó en 2016 fue la semifinal ante Pliskova en el US Open, situación por la que, a pesar de los malos resultados, Kerber continúa ostentando la cima de la clasificación de la WTA.

Sin embargo, esa situación podría terminar esta semana, pues de llegar a ser campeona en Australia, Serena regresaría a ser la número uno. Actualmente Kerber cuenta con 8,875 puntos, pero tras su eliminación en Australia sumó 240 y al no poder defender los 2 mil que ganó el año pasado su diferencia sería de 1, 760, puntos que se le restarán, por lo que terminará con 7,115

Por su parte, Serena acumula 7,080, de los cuales 1300 fueron ganados en la final pasada de Australia contra Kerber, de ganar esta edición, sumaria 700 más y por lo tanto rebasaría a la alemana con 7,780.