Verdasco sorprende y elimina a Zverev en Roland Garros

El tenista español sacó al alemán, campeón del Masters de Roma y décimo mejor jugador de la ATP, en la primera ronda en cuatro sets;  6-4, 3-6, 6-4 y 6-2,

París, Francia

El alemán Alexander Zverev, de 20 años, considerado uno de los candidatos al título en Roland Garros, fue eliminado este martes en primera ronda por el español Fernando Verdasco (37º ATP), en cuatro sets; 6-4, 3-6, 6-4 y 6-2, en 2 horas y 53 minutos.

Zverev, décimo de la ATP, es la gran promesa del circuito. Viene de ganar el Masters 1000 de Roma al batir en la final a Novak Djokovic.

Desde 1957, cuando Nicolas Pietrangeli cayó ante Mal Anderson, el vencedor de Roma, que directamente entra entre los favoritos a ganar en París, no caía en la primera ronda de Roland Garros. Tuvieron que pasar 60 años para que Zverev lo repitiera.

"Jugó muy bien, de manera muy inteligente, yo no sentía muy bien la bola. Jugué muy corto y muy defensivo", dijo el alemán, muy lejos de la línea de fondo y con problemas para tomar la inciativa en los intercambios.

"Estuve muy bien en Roma y gané, aquí jugué mal y perdí. Es el deporte, el mundo no dejará de girar. Me debo preguntar el porqué he jugado así hoy, pero no hay nada trágico", añadió el veinteañero, también ganador este año en Montpellier y Múnich, en tierra batida.

"Tomaré varios días de descanso antes de prepararme para la gira de hierba porque estas últimas semanas han sido muy duras. Ha sido positivo, pero también muy cansador", señaló.

Verdasco, de 33 años y que compite en Roland Garros por 14ª ocasión, jugará en segunda ronda con el francés Pierre Hugues Herbert.

Su partido ante Zverev fue aplazado en la noche del lunes por la falta de luz cuando ambos jugadores habían ganado un set.

En la reanudación, Verdasco fue contundente ante un jugador con menos experiencia, que pagó su frustración rompiendo la raqueta contra el suelo, lo que provocó los abucheos de la Philippe Chatrier.

El español, zurdo y con un juego muy potente, se ha convertido en un especialista en sorprender en las primeras rondas. Así le ocurrió a Rafael Nadal en su debut en Australia 2016. Este año estuvo cerca de eliminar a Djokovic en la semifinal de Doha, pero desperdició cinco bolas de partido.