US Open: Para entrar en la historia

Si Serena Williams gana los siete partidos que disputará en el US Open que inicia hoy, se convertirá en la sexta persona en sumar los cuatro grandes en el mismo año-calendario 

Serena Williams con los trofeos de los tres Grand Slam que ha ganado esta temporada
Serena Williams con los trofeos de los tres Grand Slam que ha ganado esta temporada (AP )

CIUDAD DE MÉXICO

Al menos en el tenis existe una frase que se utilizar como sinónimo de perfección: grand slam. El dominio total del deporte se expresa en ganar los cuatro torneos más importantes del año de enero, con Australia, a septiembre, con el US Open. Esa oportunidad se le presenta ahora a Serena Williams, quien está a siete victorias de ser inmortal.

La idea de tener Australia, Roland Garros, Wimbledon y el Abierto de Estados Unidos como los cuatro torneos grandes nació en 1924-1925. Con el objetivo de tener certámenes que se diferenciaran del resto por la suma de puntos que aportaban, la cantidad de dinero y sobre todo el prestigio, la Federación Internacional de Tenis designó esas cuatro competencias, ganarlas todas en el mismo año representaría la gloria máxima.

Sin embargo, la proeza solo ha sido conseguida por 17 personas en casi 90 años de intentos (ha habido algunas pausas, incluida la II Guerra Mundial), y de ellos solo cinco lo hicieron en las ramas individuales, con el australiano Rod Laver lográndolo en dos ocasiones.

El primero en hacerlo dentro de los 12 meses del mismo periodo de tiempo fue el estadunidense Don Budge, en 1938, quien ligó seis grandes, le siguió en la rama femenil su compatriota Maureen Connolly, en 1953, apenas a los 19 años de edad.

Tuvieron que pasar casi dos décadas para que se escribiera otra página en este libro de pocos capítulos. Fue el australiano Rod Laver en 1962 y 1969, el primero, y hasta la fecha único en lograrlo en dos ocasiones en el singles. Fue también por ahora el último hombre en conseguirlo.

En las mujeres otra australiana, Margaret Court, lo hizo en 1970, y el libro pareció terminarse de escribir en 1988, cuando la alemana Steffi Graf logró la proeza con un elemento extra agregado, también se llevó la medalla de oro en los Olímpicos de Seúl, para crear el concepto de golden slam.

A esos nombres legendarios puede unirse ahora Serena Williams. Convertirse en la sexta persona en lograrlo y en la cuarta mujer en conseguirlo. Con Australia, Roland Garros y Wimbledon en el bolsillo, a la estadunidense la separan siete triunfos en las dos siguientes semanas para confirmarse, ante sus compatriotas, cerca de una fecha especial, el 12 de septiembre, en Nueva York, y escribir una historia diferente.

La norteamericana ya logró lo que se bautizó como Serena Slam, al coronarse en Flushing Meadows el año anterior, y luego en Oceanía, Francia y Gran Bretaña, pero el reto es hacerlo en el mismo año-calendario, y demostrar con el grand slam su dominio del deporte.

Lo busca además a los 33 años, como una veterana de la WTA no ha encontrado ni en las nuevas generaciones, ni en las anteriores, una rival para su nivel, tiene 21 títulos grandes en individual, y lleva ya 256 semanas como la número uno del planeta, con el doble de puntos del segundo puesto, la rusa María Sharápova.

La francesa Alizé Cornet puede presumir de ser la última en haber derrotado a Williams en un torneo major, en Wimbledon 2014. No obstante, más allá de nombres, y del deseo de decenas de tenistas de entrar a la historia al impedir el grand slam de Serena, la número uno del mundo tiene una cita en Nueva York para convertirse en leyenda.