Transformación total para el Abierto Mexicano de Tenis

El cambio de superficie en Acapulco de arcilla a dura para la edición 2014 se está completando, y el color azul va reemplazando el café en las canchas del Abierto Mexicano


Canchas del Abierto de Acapulco
Canchas del Abierto de Acapulco (Santiago Chaparro)

ACAPULCO, México

El Estadio Mextenis ha cambiado por completo. Apenas el 3 demarzo de 2013 se batían en esa cancha dos arcillistas natos, Rafael Nadal y David Ferrer, pero hoy esa pista ya no tiene nada de tierra batida y el asfalto está a la espera de la última capa del material llamado plexipave para finalizar su transformación en superficie dura.

Se ha cumplido el deseo de los organizadores. Por eso, al ver la primera cancha ya terminada, la número tres, Raúl Zurutuza sonríe y no duda en presumir el nuevo color azul en su cuenta de Twitter. Cuatro meses de trabajo han concluido con este tono distinto para una nueva era del Abierto Mexicano.

“Este cambio inició a finales de noviembre del año pasado, es todo un proceso, tuvieron que limpiar la arcilla, compactar la base, poner el pavimento, y de todo el proceso la pintada de superficie de plexipave representa solo un cuatro o cinco por ciento”, contó para La Afición el director general del evento.

Con el objetivo de atraer más tenistas, el certamen de Acapulco cambió de superficie para tener la misma que el primer torneo Masters 1,000 de la temporada, Indian Wells en California y Zurutuza explicó cómo se logró esa transformación por la que él apostó y que ya dio resultados en la publicación de la lista de participantes que incluye al británico Andy Murray.

“Es un cambio que se venía buscando desde hace como cinco años, de hecho intentamos los cuatro torneos del tour de Latinoamérica cambiarnos a cancha dura, pero el Player Council de la ATP no nos lo permitió, diciendo que necesitaban cuidar plazas de trabajo en arcilla”, recordó Zurutuza.

“Pero hace dos años hubo una venta en un torneo en Memphis que se fue a Río de Janeiro, y con este movimiento Río necesitaba pasarse de cancha dura a arcilla, y el único torneo que realmente podía hacer eso (cambiarse a dura) y caía muy bien en el calendario éramos nosotros, entonces sin quererlo, y después de estar un poquito resignados a quedarnos en arcilla, vino este cambio del que estamos muy convencidos porque el futuro del torneo está en esta superficie”, confió el directivo.

CAMBIO DE GUARDIA

Más allá de que el torneo haya contado a lo largo de su historia con nombres como los de Gustavo Kuerten, Carlos Moyá, David Nalbandian, Rafael Nadal y el propio Ferrer, la idea de la organización era ampliar la baraja de posibilidades; que tenistas de distintas partes del mundo estuvieran en Acapulco y no fuera un certamen principalmente hispano-argentino.

“Tienes la posibilidad de tener nombres muy diferentes a los que venían; por ejemplo, ahorita no hay ningún argentino, nada más vienen tres españoles (Ferrer, Feliciano López y Pablo Andújar), pero ahora tenemos a un búlgaro, (Grigor) Dimitrov, viene también (Vasek) Pospisil, (Janko) Tipsarevic, obviamente David repite como parte de la casa, pero la oportunidad de tener aotros jugadores de mejor ranking y que están más dedicados a cancha dura es el mayor beneficio que puede tener el torneo”.

No obstante, para Zurutuza algunas cosas apenas sufrirán modificaciones, como los intercambios largos en los partidos, situación a la que está acostumbrada el público que asiste al Abierto Mexicano.

“Estamos a nivel de mar y es inevitable que haya rallies largos, de hecho la cancha la estamos dejando un poquito lenta, entonces en ese sentido no nos va a sorprender que haya estos rallies largos de peloteo”. Así la esencia se mantiene, pero la nueva era es de color azul.