Para Zurutuza, 9.5 de calificación

El cambio de superficie en el Abierto Mexicano significó no solo un nuevo reto para los tenistas, sino para la organización

Tigre Hank, tenista mexicano
Tigre Hank, tenista mexicano (Santiago Chaparro )

ACAPULCO, Guerrero

La organización tuvo que reinventar el torneo también desde lo operativo. Al hacer un balance final sobre la edición 21 del certamen, el director general Raúl Zurutuza señaló que las circunstancias obligaron a ajustar.

"El porcentaje de la organización está casi al 100, hubo cosas nuevas, la cancha dura pareciera que no iba a representar más que un cambio de superficie, pero fue un cambio de muchas cosas, trajo mejores jugadores, una expectativa muy importante de la gente y la vara la subió el torneo y para el año que entra tenemos un reto que debemos enfrentar con mucha responsabilidad".

Al hablar sobre la próxima edición, que será la segunda con cancha dura, el directivo señaló que la prioridad es volver a firmar al monarca de este año para que pueda defender su título, además aprovechó para ponerle a la organización una calificación.

"Como siempre lo hemos hecho tenemos que tratar de amarrar al campeón y campeona, a veces hemos podido hacerlo, a veces no, pero ahora tenemos que entregarle cuentas al señor (Alejandro) Burillo y empezar a planear para el año que entra, y ver de qué manera podemos hacer que la maquinita funcione con más fluidez, pero nos fue muy bien, creo que nos sacamos un 9.5 en la tarea del torneo".

Uno de los aspectos que destacó Zurutuza fue la actuación de los mexicanos, con Tigre Hank como la estrella del primer día y los doblistas César Ramírez y Miguel Ángel Reyes Varela alcanzando las semifinales del torneo.

"Tigre Hank muy bien, tuvo una muy buena actuación, tiene la posibilidad de subir si hace cambios importantes en su tenis, porque lo vimos jugar un partido de Satélite o Challenger, en un ATP 500, y eso le pesó a la larga; estoy contento, es un buen balance para los jugadores mexicanos. De César y Miguel Ángel no me extrañó porque han sido siempre muy aguerridos, sobre todo el Tiburón, que si se pone las pilas puede jugar buen tenis, el chiste es que se concentre y no se nos mareé como normalmente lo hace".

Sobre la nueva superficie afirmó: "Está lentona, necesitamos el año que entra hablar con la gente de Novagrass y meterle un poquito menos de arena y hacerla un poquito más rápida, tampoco tiene que ser algo tan drástico, es un ajuste de afinación y con eso creo que estaría lista".

FRASES

"Hay un aprendizaje importante para el próximo año en términos de operaciones, nos fue muy bien, pero nos hubiera podido ir mejor"

“La lesión de David (Ferrer) sí le dolió al torneo, siempre cuando pierdes al número uno en la siembra se pierde esa chispa”
Raúl Zurtuza
Director del Abierto Mexicano