Sloane ganó la batalla

La estadunidense se coronó en Acapulco, después de vencer a Dominika Cibulkova en un partido que superó las tres horas de duración

Sloane Stephens, campeona del Abierto Mexicano de Tenis
Sloane Stephens, campeona del Abierto Mexicano de Tenis (Iván López )

ACAPULCO

La final femenil del Abierto Mexicano de Tenis quedará en el recuerdo; en más de tres horas de juego, la estadunidense Sloane Stephens y la eslovaca Dominika Cibulkova brindaron una batalla que tuvo tintes épicos y que se decantó del lado de la norteamericana en tres sets por 6-4, 4-6 y 7-6 (5).

La número 24 del ranking mundial llegó al torneo sin hacer ruido, era la segunda sembrada, pero los focos estaban en la estrella Victoria Azarenka, así que la estadunidense mantuvo su status de estrella en ascenso y sumó Acapulco a los dos títulos que ya tenía en su carrera.

La norteamericana dominó el torneo desde el principio, gracias a un gran saque y una derecha contundente, pero en la final se encontró con Cibulkova, campeona del torneo en 2014, y quien quería proyectarse a partir de otro campeonato en el puerto.

El resultado fue un encuentro largo, disputado, a la altura de una final y que provocó que nadie extrañara a Vika.

El primer set fue un intercambio de rompimientos, comenzó Stephens en el primer game para ponerse 2-0, pero respondió su rival para empatar 2-2, la tónica de los quiebres se mantuvo hasta el 4-3 a favor de la segunda sembrada.

Por fin, Sloane mantuvo su servicio y con el 5-3 dominó esa parte del encuentro, basada en su potencia; la eslovaca también sostuvo, pero en el siguiente game la norteamericana cerró todo con un ace para apuntarse la primera manga en 49 minutos.

Sin embargo, Cibulkova tiene más experiencia y ya conoce la superficie. Así que planeó su regreso a partir de recortar la cancha para su adversaria, aunque perdió su servicio en el tercer game, lo que parecía definir la final.

Nada más lejos de la realidad, Dominika fue más agresiva y el partido ganó en emoción, salvó dos oportunidades de break de su rival en el quinto game y luego le rompió a Stephens con un par de pelotas bajas, complicadas para la 24 del mundo.

Con el 4-4 llegó el momento de definición, la eslovaca sostuvo sin mayores problemas, y aprovechó la oportunidad para quedarse con el capítulo tras una bola larga de Sloane.

El tercer set fue inolvidable. Los puntos fueron largos, ninguna daba una pelota por perdida, ni necesitaba de su saque para sobrevivir.

Cibulkova tenia el momento de su lado, pero Stephens no fue menos y le rompió en el quinto juego con una gran derecha, su marca en el torneo.

La eslovaca se recuperó y en la siguiente oportunidad también le quebró, para volver a igualar a tres.

El octavo game fue clave, la estadunidense salvó tres breaks de su rival y cerró todo con un revés, ahora el momento estaba de su lado.

Pero eso servía de poco en una batalla eterna, que no tuvo otra opción, más que resolverse en tie-break. Era la experiencia de Cibulkova contra la sensación del torneo.

Dominika consiguió el primer mini quiebre, pero Stephens respondió con un par, y luego otro para poner el partido de su lado 6-3; no obstante, a la hora de cerrar el encuentro falló con su saque y tuvo que recuperarse en el saque de su rival para quedarse con el último punto del torneo en la rama femenil, un 7-5 en el desempate para cerrar una tercera manga que duró 87 minutos. La norteamericana sobrevivió para coronarse.