Roma: La maldición de Federer

El tenista suizo sigue sin coronarse en el Masters 1000 italiano, luego de perder en tercera ronda ante el austriaco Dominic Thiem


Roger Federer y su maldición con el Abierto de Roma
Roger Federer y su maldición con el Abierto de Roma (AP)

Ciudad de México

El tenista suizo Roger Federer es el máximo ganador de torneos de Grand Slam en la historia, con 17, y en una carrera de 18 años, solo dos torneos importantes se le han negado: los Masters 1000 de Montecarlo y Roma.

El helvético quedó fuera del Abierto de Italia de este año, después de caer ante el austriaco Dominic Thiem en la tercera ronda por 7-6 y 6-4, con lo que el número dos del mundo tendrá que esperar otra temporada para coronarse ahí.

Su primera aparición en el certamen fue en 2000, cuando cayó en su primer partido ante el ucraniano Andriy Medvedev por 6-3, 3-6 y 5-7; al año siguiente avanzó hasta la tercera ronda, para perder ante el sudafricano Wayne Ferreira por 6-7 y 2-6, a pesar de haber eliminado en la segunda fase al ruso Marat Safin, número dos del planeta en ese momento.

En 2002 se fue a las primeras de cambio, luego de ser superado por el italiano Andrea Gaudenzi por 4-6 y 4-6.

En 2003 alcanzó la final después de vencer a especialistas en arcilla como Mariano Zabaleta, Tommy Robredo y Juan Carlos Ferrero, pero el español Félix Mantilla (47 del mundo en ese momento) dio la sorpresa y se coronó con un 5-7, 2-6 y 6-7.

Al año siguiente, ya como número uno del planeta, cayó ante otro español, Albert Costa, en segunda ronda por 6-3, 3-6 y 2-6; en 2005 se ausentó de la capital italiana.

En 2006 volvió a la final, tras dejar en el camino a Radek Stepanek, Nicolás Almagro y David Nalbandian, pero se enfrentó al español Rafael Nadal, quien se impuso 7-6, 6-7, 4-6, 6-2 y 6-7.

En la siguiente temporada tampoco tuvo suerte y cayó ante el italiano Filippo Volandri en la tercera ronda por 2-6 y 4-6; en 2008, el checo Stepanek lo eliminó en cuartos de final por doble 6-7.

Al año siguiente, Federer se encontró con el serbio Novak Djokovic en semifinales, para caer 6-4, 3-6 y 3-6, y en 2010 el letón Ernests Gulbis lo venció en segunda ronda por 6-2, 1-6 y 5-7.

Ya en 2011, el francés Richard Gasquet fue su verdugo en la tercera ronda por 6-4, 6-7 y 6-7, y en la siguiente temporada Djokovic volvió a vencerlo en semifinales por 2-6 y 6-7.

En 2013 alcanzó por tercera vez la final, pero perdió ante Nadal por 1-6 y 3-6, y en la temporada siguiente el francés Jéremy Chardy lo dejó fuera en la segunda ronda por 6-1, 3-6 y 6-7.

El año anterior, tras eliminar a Tomas Berdych y Stan Wawrinka, regresó al duelo decisivo, solo para caer frente a Djokovic por 4-6 y 3-6.

Tras la eliminación frente a Thiem este año, el suizo deberá esperar una temporada más para terminar con su maldición en Roma.