Primero o décimo

Novak Djokovic es el favorito para ganar Roland Garros, el único Grand Slam que le falta, aunque Rafa Nadal busca hacer historia

Rafael Nadal y Novak Djokovic
Rafael Nadal y Novak Djokovic (AFP / Reuters)

Ciudad de México

La edición 2016 del torneo de Roland Garros podría quedar en la historia como uno de los capítulos más brillantes en la carrera de dos leyendas del tenis: Novak Djokovic o Rafael Nadal.

El serbio busca en el certamen que inicia hoy el único Grand Slam que le falta en su carrera y, por si fuera poco, en caso de coronarse en París completaría los títulos de los cuatro grandes de forma consecutiva, aunque no en el mismo año-calendario.

A pesar de sumar 10 torneos major en su carrera y dominar el circuito masculino en los últimos dos años, Nole no ha probado la gloria en el torneo de arcilla más importante del planeta.

Una y otra vez se ha encontrado con Nadal, quien lo eliminó en 2006, 2007, 2008, y luego en 2012, 2013 y 2014.

El año pasado, cuando el serbio por fin lo pudo derrotar en la tierra batida de París, se encontró con un Stan Wawrinka inspirado en la final y se conformó con aplaudir al campeón por tercera ocasión en su carrera.

Esa derrota ante el suizo fue la única que sufrió el número uno del mundo el año anterior en los cuatro torneos de Grand Slam. Se coronó en Australia, Wimbledon y el US Open, pero no completó la temporada perfecta por esa caída.

Esta vez, Djokovic llega de nuevo como el máximo favorito. Con los trofeos de Wimbledon y de Estados Unidos del año anterior, y el de Australia de enero completaría los cuatro grandes de forma consecutiva y aspiraría a llevarse todos este 2016.

Los antecedentes en arcilla esta temporada le favorecen, se coronó en Madrid y venció a Rafa en Roma, antes de caer ante Andy Murray en la final.

CASA DE NADAL

Pero de nuevo el mayor obstáculo para Novak será Nadal, a quien podría encontrarse en las semifinales del torneo.

Tras un par de temporadas lejos de su nivel, con lesiones y derrotas inesperadas, el español se acerca a su mejor versión.

Quiere convertirse en el primer jugador en la historia en ganar el mismo torneo diez veces, además lo conseguiría en un Grand Slam.

Por si fuera poco llegaría al mágico número de 50 trofeos en arcilla, para superar la marca de 49 del argentino Guillermo Vilas.

El año pasado fue precisamente Nole quien le impidió llegar a los diez trofeos en París, pero el Rafael de este año es diferente.

Ha recuperado confianza en su superficie favorita, se coronó en Barcelona y Montecarlo, donde venció a Murray, Wawrinka y Dominic Thiem, y brindó un partido inolvidable contra Djokovic en Roma, para recordarle que no está lejos de su estela.

Desde que el de Manacor comenzó su dominio en Roland Garros solo Roger Federer (baja para esta edición) y Wawrinka se han coronado, nombres como los de Djokovic, Murray, David Ferrer o los integrantes de la nueva generación se han quedado con las ganas.

Es el momento de Rafa de con-firmarse como el único rey de la arcilla en la historia, y convertirse en el primer tenista en ganar 10 veces el mismo certamen. Pero Djokovic quiere escribir su propio capítulo en la historia y sabe que su mayor obstáculo es Nadal.