Nadal venció a su pupilo en Río

Rafa Nadal venció 7-5 y 6-3 a su compatriota Pablo Carreño; Nadal se enfrentará al uruguayo Pablo Cuevas

Rafa Nadal frente Pablo Carreno
Rafa Nadal frente Pablo Carreno (Reuters )

RÍO DE JANEIRO, Brasil

El español Rafael Nadal, tercero en el ranking mundial, avanzó a los cuartos de final del Abierto de Rio de Janeiro (ATP 500), después de derrotar a su joven "pupilo" Pablo Carreño-Busta (55º), que dio la batalla pero terminó sucumbiendo al poder del 'toro'.

Nadal, primer sembrado del torneo, se llevó el partido con marcador de 7-5 y 6-3 y enfrentará ahora al uruguayo Pablo Cuevas (23º), que más temprano venció al español Albert Montañés (93º) con un doble 6-2.

"Es un jugador completo, buenos golpes, se mueve bien sobre esta superficie. Tiene los golpes perfectos para la superficie, es un jugador completo (...). Es un especialista, acostumbrado a jugar en estas condiciones [de humedad en Rio]. Es un buen reto", dijo Nadal después del partido.

El juego arrancó equilibrado y mostró por qué Carreño, de 23 años, es la gran promesa de la nueva generación del tenis español: luchó hasta el final, supo mover la bola y cambiar su ritmo, aunque abusó de las bolas dejadas. Pero el "pupilo" no superó al "maestro".

El juego tuvo buenas dosis de emoción, aunque Nadal no estuvo nunca en reales aprietos. Fue testigo de grandes jugadas del joven Carreño, a quien enfrentaba por primera vez aunque ya habían entrenado en Mallorca.

"Un rival difícil, que jugó agresivo, jugó bien, con decisión. Nos conocemos bien", dijo Nadal sobre su amigo, que considera le falta poco para subir en el ranking.

El de Gijón estuvo una sola vez arriba en el juego, en el quinto game del primer set, tras romper el servicio de su rival (marcador 3-2 a su favor), pero después no pudo mantener su saque en el siguiente. También puso presión para quebrar, sin éxito.

'Rafa' -que lleva siete meses jugando poco, después de una lesión en la muñeca y luego una operación de apendicitis- se mostró incansable y a su vez lució una vez más su juego preciso y de fuerza, con algunos problemas en el primer servicio.

Carreño supo responder bolas muy difíciles y se ganó ovaciones del público, que aunque apoyaban al primer sembrado y gran atracción del torneo, supieron reconocer el trabajo del otro español.

El primero fue equilibrado y el segundo también, aunque menos. Un quiebre en el octavo juego encaminó la victoria, que lo deja invicto en este torneo, que ya ganó el año pasado en su primera edición.

Con esta victoria, son 20 victorias seguidas en tierra batida para el nueve veces campeón del Roland Garros.

"Estoy contento con lo que estoy haciendo", evaluó el mallorquín.

Por su parte, el argentino Federico Delbonis (63º) derrotó al octavo sembrado del torneo, el eslovaco Martin Klizan (38º) en dos sets, y enfrentará al italiano Fabio Fognini (28º y cuarto sembrado), que se impuso, también sin dificultad, al español Pablo Andújar (50º).

El Rio Open se disputa hasta el domingo y reparte 1,5 millones de dólares en premios.