Nadal inicia con triunfo en el Masters de Miami

La raqueta española dio cuenta (6-4 y 6-2) de su compatriota Nicolás Almagro, accedió a tercera ronda y espera rival del duelo entre Verdasco y Duckworth


Rafael Nadal celebra un punto ante Nicolás Almagro
Rafael Nadal celebra un punto ante Nicolás Almagro (EFE )

Miami, Estados Unidos

El español Rafael Nadal se clasificó hoy para la tercera ronda del Master 1.000 de Miami al debutar con victoria contundente por 6-4 y 6-2 sobre su compatriota Nicolás Almagro tras una hora y 29 minutos de juego afecto por el viento.

Nadal, quien llegó a Miami con un título este año, el de Buenos Aires, pero tras caer en cuartos de Indian Wells con el canadiense Milos Raonic, se citará con el ganador del pulso entre su compatriota Fernando Verdasco y el australiano James Duckworth.

El de Manacor, segundo cabeza de serie del torneo, tras la ausencia del número dos del mundo, el suizo Roger Federer, supo aprovechar sendos roturas del servicio en el comienzo de cada set para marcar distancia y plantarse en la próxima ronda.

Almagro, que empezó muy bien el partido, se fue desconcentrando debido, en parte, a su falta de acierto en momentos puntuales.

Para empeorar las cosas, le costó ajustar sus golpes para romper la resistencia del viento y su ansiedad contrastó con la calma que mantuvo el mallorquín en todo momento.

Almagro, semifinalista en Buenos Aires y quien llegó hasta cuartos de final en Sao Paulo, llegó a incomodar al número tres del mundo con bolas profunda, pero careció de suficiente ímpetu y Nadal se llevó la primera manga en 53 minutos.

Este set se cerró con una gran jugada de Nadal, quien desde el fondo descompuso con un toque rápido a un Almagro volcado al ataque.

Una de las dudas previas al partido era el estado del tobillo derecho de Nadal, tras la torcedura que le obligó a abandonar antes de tiempo el entrenamiento del lunes, pero el manacorí no dio muestras de dolor en ningún momento del partido.

El partido fue intenso e impredecible por complicaciones extras como las rachas de viento, que provocaron errores no forzados.

La sucesión de errores finalmente lo desconcentraron en el segundo set. Nadal, sin alteración, aprovechó para romper de nuevo el servicio en el tercer juego y abrir un abismo entre los dos.

Tras la rotura de servicio, llegó el 3-1 y el 4-1, con un nuevo 'break', y los nervios del tenista murciano se dispararon, enfadado con su escasa fortuna con las bolas. Hasta el punto que, frustrado, llegó a morder una que se quedó en la red.

Nadal, por contra, muy concentrado, se dedicó a aprovechar la situación y cerró con comodidad la segunda manga, que en nada se pareció a la primera, mucho más disputada.

Con este triunfo en Miami, Nadal amplía su ventaja sobre Almagro, que en doce enfrentamientos solo pudo ganarle una vez, el pasado año en el Conde de Godó.