Murray sufrió de más pero ganó en tres sets

El escocés debutó en Acapulco con un triunfo ante el español Pablo Andújar, quien llevó al británico al máximo de sus capacidades

Andy Murray
Andy Murray (Santiago Chaparro )

ACAPULCO, México

El símbolo de la nueva era del Abierto Mexicano, el británico Andy Murray debutó con una sufrida victoria en tres sets ante el español Pablo Andújar 3-6, 6-1 y 6-2. El campeón de Wimbledon, quien decidió disputar el certamen de Acapulco por el cambio de superficie dura, padeció con el juego del ibérico, hasta que su saque lo rescató y lo puso en la segunda ronda.

El escocés, que recoge el relevo de Rafael Nadal como la nueva figura del Abierto Mexicano, tuvo que cambiar la hoja de ruta a un estilo más agresivo porque su rival no le concedió una noche sencilla.

Ante la motivación de jugar en cancha central, frente al jugador más esperado y en el horario estelar, el español se motivó. Andújar dominó de principio a fin el set inicial. Sobrevivió a tres oportunidades de quiebre de su rival en el primer game, para después él sí concretar una de las suyas, gracias a una doble falta del escocés. 

Pablo movía de un lado al otro a su rival, Andy era incapaz de descifrar la estrategia de su oponente y lucía mal, cansado y distraído. Para el cuarto juego, el ibérico tuvo triple break, y Murray falló, para concretar una sorpresiva ventaja de su rival 4-0.

Andújar mantuvo su servicio, pero en el sexto game la suerte pareció cambiar de lado, primero ayudó al español cuando el británico buscaba estrellarle la pelota, y luego la red puso al escocés en el marcador: 5-1. Murray rompió el saque de su rival y Pablo parecía no poder finiquitar el set, hasta el noveno game con el 6-3 en 51 minutos.

El segundo episodio fue una historia diferente. Murray pareció entender lo que proponía su adversario e hizo su habitual juego de contragolpe, además, comenzó a meter el saque y en él se apoyó para una ventaja de 2-1. Para el cuarto juego el escocés tuvo dos oportunidades de break y lo consiguió con su poderosa derecha.

Murray por fin apareció en la superficie dura de Acapulco, ya lucía como el ganador de Wimbledon gracias a una táctica más agresiva y al servicio. Otro quiebre del británico allanó el camino a igualar el partido con un 6-1 mucho más cercano a lo esperado.

El tercer capítulo comenzó con ambos manteniendo su saque hasta el quinto game, cuando llegó el momento clave, Andújar le regaló la oportunidad de break con una doble falta, pero el escocés no la aprovechó, prefirió conseguirla por sus propios medios para el 3-2.

En el juego siguiente, el ibérico tuvo triple posibilidad de break y desperdició todas para que Murray incrementara la ventaja 4-2. El escocés volvió a romper y se quedó fácilmente con el set 6-2, nada que ver con el duro inicio.