Nadan con delfines

Los mexicanos Miguel Ángel Reyes-Varela y César Ramírez, así como la española Lara Arruabarrena pasaron un momento de diversión en un balneario

Los mexicanos Miguel Ángel Reyes-Varela y César Ramírez, así como la española Lara Arruabarrena pasaron un momento de diversión en un balneario
Los mexicanos Miguel Ángel Reyes-Varela y César Ramírez, así como la española Lara Arruabarrena pasaron un momento de diversión en un balneario (Mexsport)

ACAPULCO, México

En la serie de actividades para que los tenistas que participan en el Abierto Mexicano conozcan lugares famosos de Acapulco esta vez tocó el turno a dos nacionales, Miguel Ángel Reyes-Varela y César Ramírez, y a la española Lara Arrubarrena, quienes nadaron con delfines.

Los jugadores llegaron por la mañana a las instalaciones de el balneario El Rollo, que antes era el Cici, dispuestos a distraerse de las actividades en la cancha.

Para iniciar, Reyes-Varela y Arruabarrena pelotearon en una pequeña cancha a un costado de la alberca donde se ubicaban los dos delfines, Habana y Candela, ante la mirada de César Ramírez; cuando la pelota se les escapaba al agua, alguno de los mamíferos se las regresaba.

Poco a poco la confianza entre delfines y tenistas fue creciendo y los jugadores se lanzaron al agua, Miguel Ángel con la ayuda de un empujón del Tiburón.

Ya ahí los protagonistas lucieron sus mejores trucos, cruzándose fuera del agua, saludando a los visitantes, saltando al momento de darle vueltas a la alberca y respondiéndole a sus entrenadores moviendo la cabeza para un sí y para un no, además de hablarles con ruidos.

Después de nadar de espaldas, los delfines se acercaron a los tenistas, quienes recibieron peces para dárselos como alimento, luego se animaron a bailar con ellos dándoles la mano e incluso a abrazarlos y besarlos.

Para terminar, los delfines cargaron primero a uno de sus entrenadores, quien llevaba las raquetas, y luego a los propios tenistas, con las bromas entre ellos porque la primera vez no se llevaron a Ramírez, ni a la española Arrubarrena.

Al final, los jugadores les aplaudieron y los delfines respondieron despidiéndose con la cola y con las aletas. "Fue mi primera vez, una muy bonita experiencia, estuvo muy divertido, y también un poquito salir de la rutina viene bastante bien", afirmó El Tiburón.

Ramírez lanzó a su compañero en el dobles, Reyes-Varela y después de los bromas aseguró que esto también fortalece su relación fuera de la cancha.

"Me tocó ser el malo, pero también me divertí, El Tiburón aventó a los peces al agua. Venimos haciendo la gira juntos, tenemos muy buena relación, aparte de pareja en lo profesional somos amigos y compartir este tipo de cosas también ayuda", señaló.

Por su parte, Reyes Varela, quien se lanzó el agua incluso con tenis también se mostró feliz por convivir con Habana y Candela: "Fue una experiencia increíble, la primera vez para mí de tener una oportunidad así con la ATP y el nado con delfines, jugar con ellos, interactuar, fue algo increíble".

La dupla mexicana se impuso en su primer partido en el torneo y sueña con trascender: "El año pasado llegamos a la semifinal, ahora tendremos un duro partido en cuartos el jueves, tenemos sesión de entrenamiento para estar listos".