La rutina de Sharapova

La tenista rusa María Sharpova llegó al Abierto de Acapulco como la gran favorita, así es como ella vive un día en la costa mexicana 


María Sharapova derrotó a Shelby Rogers en su debut del Abierto de Acapulco
María Sharapova derrotó a Shelby Rogers en su debut del Abierto de Acapulco (Mexsport)

Acapulco, Guerrero

Desde que llegó a México la rusa Maria Sharapova se ha encargado de presumirlo en redes sociales. Lo mismo subió una fotografía de una sombrilla de paja, que otra caminando en la arena quejándose de que estaba acostumbrada a usar menos ropa cuando estaba en las playas del país.

La número dos del ranking mundial sabe que su figura va más allá de la cancha y es una de las estrellas más mediáticas del tenis, además de la referencia en el circuito femenil. Su más de millón y medio de seguidores en Twitter habla de su trascendencia.

Sharapova comenzó hoy, con su primer partido en el certamen, con una rutina que seguirá hasta su último duelo en el certamen. La rusa está hospedada en la zona más exclusiva del Fairmont Princess, en "una villa, como lo hemos hecho con otros jugadores top", contó para La Afición el director del torneo, Raúl Zurutuza.

Después de desayunar acostumbra a dar un paseo por la playa, que casi siempre comparte en Twitter, mientras espera por la jornada de entrenamiento. Hasta el complejo Mextenis es transportada en uno de los vehículos de la organización, y siempre custodiada por dos elementos de seguridad llega directamente al estadio.

Hoy, a pesar de que fue día de juego para ella arribó a la cancha a las dos de la tarde, practicó con su entrenador desde hace dos años, el holandés Sven Groeneveld, y luego realizó una comida ligera. Sábado y domingo había entrenado a las once.

Como su partido estaba programado para las seis llegó a la cancha unos minutos antes, ahí realizó su ritual de concentración y después disputó el juego.

Tras el encuentro, y luego de cambiarse, apareció en la sala de prensa para responder a las preguntas de los medios de comunicación, después abandonó el complejo y volvió a su villa.

SHARAPOVA descansará en la jornada del martes, y volverá a las canchas del Abierto Mexicano el miércoles.

Contar con la presencia de la segunda mejor jugadora del mundo no fue fácil y en octubre pasado, durante la presentación de las figuras del torneo, Javier Braun Burillo, director de Operaciones de Grupo Pegaso, contó que traerla no había sido barato.

"Como mujer sí ha sido la más cara que hemos traído al torneo, y como tenistas en general, ha sido una de las tres que más nos costaron traer", reconoció en ese momento.

Durante la negociación, apenas hizo peticiones especiales: "Lo normal, cuartos para su entrenador y fisioterapeuta, sabemos que entre mayor es el ranking viajan con más gente, a veces con familiares, con amigos, con más coaches, pero es lo que piden; en casos extremos un avión privado, pero este no fue el caso, por ejemplo a Rafa (Nadal), sí cuando acabó lo mandamos así a Nueva York".

Aunque a final de cuentas, a Sharapova la acompañan solo tres personas, su entrenador, su preparador físico y su sparring.

Ya en Acapulco, la rusa no ha solicitado nada más: "Lo digo sinceramente, no nos pidió nada, la pusimos a jugar en la hora que más nos convenía a todos, platicamos 'oye estas son las opciones', estuvo de acuerdo, muy bien, muy tranquila", concluyó Raúl Zurutuza.