Hermanos Bryan gana su cuarto Masters

Vencieron en la final a la pareja del brasileño Marcelo Melo y el croata Ivan Dodig, convirtiendose en históricos 

Los hermanos Bryan campeón
Los hermanos Bryan campeón (Reuters)

Ciudad de México

Los hermanos estadounidenses Bob y Mike Bryan, la mejor pareja de la historia, ganó este domingo su cuarto título de dobles en el Masters, al vencer en la final al brasileño Marcelo Melo y al croata Ivan Dodig por 6-7 (5), 6-2 y 10-7 en una hora y 25 minutos.

"Thank you London" (Gracias Londres), firmaron los americanos en la cámara, colocando la frase en un corazón. Los Bryan no ganaban este torneo desde 2009, pero hoy se hicieron con el título 103 de su carrera y suceden en el palmarés a los españoles David Marrero y Fernando Verdasco, sus verdugos en la final del año pasado.

Catorce años después de que el brasileño Gustavo Kuerten se convirtiera en el primer jugador de esta nacionalidad en ganar un Masters, en Lisboa, su compatriota Marcelo Melo luchaba por ganar el de dobles, tras ser semifinalista el pasado año.

El propio Kuerten presenció y comentó la final en el O2, para la televisión de Brasil, y se sentía emocionado por la gesta de su compatriota. "Es la primera vez que vengo a un Masters en 13 años, el último fue en Australia y Marcelo tiene la oportunidad de igualarme ahora, en este torneo, uno de los cinco mejores del mundo", dijo a EFE

"Para nosotros es muy raro, en el fútbol es más cotidiano y en el voleibol también, pero en el tenis son conquistas históricas. El año pasado llegaron a las semifinales y estuvieron cerca. En esta han hecho una semana fantástica perdiendo solo un partido antes de alcanzar la final", añadió.

Los actores británicos Hugh Grant e Ian Mckellen no quisieron perderse el espectáculo de la final, mientras las cámaras de televisión buscaban sin éxito al suizo Roger Federer, verdugo de su compatriota Stan Wawrinka en semifinales.

Roger, ganador de seis Masters, acabó anoche su trabajo con la prensa a la una de la madrugada y su pista de entrenamiento, reservada con antelación, seguía vacía mientras se disputaba la final de dobles y los rumores sobre su abandono crecían en la sala de prensa del O2.