Dimitrov el irregular

El campeón del Abierto Mexicano debutó con victoria sobre el serbio Filip Krajnovic, a pesar de perder un set

Grigor Dimitrov en su primer juego en el Abierto de Acapulco
Grigor Dimitrov en su primer juego en el Abierto de Acapulco (Iván López )

ACAPULCO, México

El campeón vigente del Abierto Mexicano de Tenis, Grigor Dimitrov debutó con un triunfo sobre el serbio Filip Krajinovic en su camino a la reconquista del título; sin embargo, mostró su cara más inconsistente: lució dominante al principio del partido, pero después cedió el segundo set, para resolver el encuentro en apenas 20 minutos del tercer capítulo con parciales de 6-3, 5-7 y 6-0.

El búlgaro mostró sus dos facetas: la del tenista completo, con saque poderoso, físico capaz de llegar a cualquier bola y revés indescifrable, pero también la del jugador que se desconcentra, que no encuentra el primer servicio y falla puntos aún con el rival en el suelo.

Dimitrov inició el partido de forma similar a como lo hizo Maria Sharapova el lunes, con dos dobles faltas le regaló el rompimiento a su rival, que sin buscarlo estaba arriba 1-0. Pero el búlgaro ajustó de inmediato, y recuperó el break.

A pesar del viento metió un ace de 203 kilómetros por hora para tomar la ventaja 2-1. Luego con un espectacular revés casi desde el suelo consiguió el quiebre de nuevo y empezó a dictar cátedra desde el fondo de la cancha, para quedarse con el siguiente juego en cero.

Con el 4-1 le dio un respiro a Krajinovic, quien se apuntó su segundo game del encuentro. De nuevo intercambiaron juegos antes de que Dimitrov cerrara el set con una derecha para enmarcar. 6-3 en 29 minutos.

Los problemas para el monarca comenzaron en el segundo capítulo. Apenas en el primer game tuvo nueve oportunidades de romper el servicio de su rival y en todas falló.

Después mantuvo su saque sin despeinarse, y de nuevo Krajinovic le regaló tres rompimientos, que el búlgaro volvió a desperdiciar.

Con su saque fue más agresivo, dejó de sobrellevar el partido, y empató 2-2. De nuevo Filip le concedió opciones para quebrar y por fin lo logró. Grigor necesitó 17 break points para consumar alguno.

Y de poco le sirvió, en el siguiente juego, Krajinovic recuperó el rompimiento. Intercambiaron breaks para llegar al 5-4 cuando el número diez del mundo tuvo cuatro match points con su saque, falló; ahí apareció su peor versión.

Filip mantuvo el servicio y se aseguró al menos el tie-break, pero Dimitrov se fue del partido y con una doble falta le regaló dos puntos para la manga, el serbio aprovechó el primero para forzar la tercera.

Tras un par de minutos de reflexión en la banca, el campeón vigente salió al episodio definitivo dispuesto a comerse la cancha.

En cero le rompió el saque a su rival y con una derecha desde el fondo se puso 2-0. Ahora sí llegaba a todas las pelotas y su rival lo sintió; de nuevo en cero mantuvo su saque y se apuntó otro break: 5-0 en 18 minutos, dos menos que lo que había durado el primer game del segundo set.

Ya con solo un jugador en la cancha Dimitrov tuvo triple match point, falló el primero, pero no el segundo. 6-0. El campeón sigue vivo, a pesar de su inconsistencia.