Sabatini toma revancha de Seles

El ícono del tenis argentino vivió un regreso soñado al Madison Square Garden, el estadio donde consiguió los Masters de 1988 y 1994, la arena donde se despidió del tenis en 1996

Gabriela Sabatini en su regreso al Madison Square Garden
Gabriela Sabatini en su regreso al Madison Square Garden (AFP)

NUEVA YORK

A 25 años de una épica final que Monica Seles le ganó en cinco sets, Sabatini se redimió. "Puedo decir que sí, que me tomé revancha de aquel partido", bromeó la argentina, que se quedó con el miniencuentro jugado al mejor de ocho games (8-5) que formó parte de los festejos del Día Mundial del Tenis.

"Saltar nuevamente a la cancha fue algo espectacular, algo único. Jugué el mejor tenis de mi carrera en este estadio y en esta ciudad. Era algo que esperaba poder volver a jugar acá", contó Sabatini, de 44 años.

Sabatini se mostró en mucho mejor estado físico y más fluida en golpes que su rival. Resaltó su virtuoso revés que valió varias veces los aplausos del público. La argentina tomó el primer quiebre y el segundo para sacar para el match. Seles ofreció un poco de lucha y apretó el puño, como en las viejas épocas, pero la campeona del US Open '90 volvió a quebrar y se quedó con el partido por 8-5 en 37 minutos.

"Me sentí muy bien con mis golpes, encontré más velocidad en mi revés sobre el final. Empecé nerviosa, sobre todo con mi saque, pero traté de meterlo y poder jugar. Estoy muy contenta por cómo salió todo, más no puedo pedir", dijo la ex número tres del ranking mundial.

Para Seles sus golpes estuvieron bien, aunque reconoció que una lesión en el pie le impide moverse con facilidad. "Mi mayor problema es la movilidad, porque tuve una operación en el pie y nunca me recuperé bien. Una de las cosas que Gaby me inspiró es en seguir entrenándome para estar bien, algo en de estilo de vida, de cómo te ves, y para eso Gaby fue un gran modelo", aceptó Seles, de 40 años y ocho veces campeona de Grand Slams.

Sabatini llegó temprano al Madison Square Garden. Entró por primera vez a la cancha azul montada en dos días para hacer una clínica con chicos de hasta diez años. Después cumplió con compromisos con los auspiciantes de la exhibición y ofreció, junto a Seles, un charla para los compradores de las entradas más caras.

Luego de alimentarse y hacer estiramientos volvió al court junto a Seles para hacer un peloteo con dos jugadoras juveniles (Coco Gauff, de 10 años, y Gabriella Price, de 12). Luego intensificaron la práctica de golpes y fue el momento de la presentación.

Ovacionadas por un Madison Square Garden a tres cuartos de su capacidad (14.894 espectadores), Sabatini y Seles salieron a disfrutar, 25 años después del histórico 6-4, 5-7, 3-6, 6-4 y 6-2.

"Tuve flashbacks de aquel partido. ¡Wow! ¿Pasaron 25 años, en serio? Ya hace mucho tiempo que nos retiramos las dos y apreciamos más todo lo que hicimos", reconoció Seles. "Te das cuenta de lo que hacíamos, de cómo jugábamos. Creo que hoy la diferencia es que nos lo tomamos diferente. Desde el primer día me propuse divertirme con esta oportunidad y eso es lo que hice", agregó Sabatini.

"Siempre recordaré ese partido, fue una batalla muy especial. Jugué dos veces en mi vida a cinco sets y es algo muy especial. Recuerdo el cansancio al día siguiente", completó la argentina.