Federer, el hombre del campeonato

Tras retirarse de la final del Master de Londres la semana pasa, Roger Federer se concentró únicamente en la Copa Davis, una final que Suiza no alcanzaba desde hace 22 años

Roger Federer, con lágrimas en el rostro tras ganar la Copa Davis
Roger Federer, con lágrimas en el rostro tras ganar la Copa Davis (AFP )

PARÍS, Francia

El suizo Roger Federer, que hoy sumó el punto definitivo que permitió a su país ganar la primera Copa Davis, consideró "histórico" este triunfo, aunque no quiso hacer valoraciones desde el punto de vista personal.

"Hemos trabajado duro para esto, hace casi 15 años que juego esta competición y nunca había estado tan cerca del objetivo, como este fin de semana. Estoy contento por todo el equipo, es un momento histórico", dijo el número dos del mundo a la televisión a la televisión pública francesa.

Cuando le preguntaron si se consideraba el mejor jugador de todos los tiempos, Federer respondió: "Eso no es importante, lo que cuenta es la victoria del equipo".

Federer se refirió a su compañero Stanislas Wawrinka, al que agradeció haberle convencido de centrarse en la Copa Davis y de haber mantenido vivas las opciones galas de conquistarla.

"Ha hecho mucho, ha jugado de forma increíble este fin de semana y eso me ha dado a mí la oportunidad de acabar la tarea", afirmó Federer.

Wawrinka destacó "la forma de resolver los problemas" del equipo suizo. "Cuando algo no iba bien nos hemos sentado todos juntos para hablarlo. Antes de este fin de semana todo el mundo pensaba que estábamos en crisis y, sin embargo, estábamos serenos. Todo lo contrario que los franceses", dijo.

"Roger ha jugado de forma increíble, nos compenetramos muy bien y estamos felices de jugar juntos", agregó el número dos suizo, cuatro del mundo.

Los dos suizos se midieron en semifinales del pasado Másters de Londres una semana antes de la Copa Davis y, según algunos testigos, Wawrinka tuvo un enfrentamiento dialéctico con la esposa de Federer, a la que acusó de chillarle y llamarle "niño llorón" cuando él tenía que sacar.

En el bando francés, el capitán, Arnaud Clément, consideró en la televisión pública gala que "Suiza ha sido superior" y que "eso hay que reconocerlo".

Además, incidió en la ausencia de su mejor jugador, Jo-Wilfriend Tsonga, tras perder el primer individual el viernes contra Wawrinka por "un problema en el brazo".

"Teníamos otras opciones, pero era muy difícil ganar. De todas formas, no éramos favoritos en ninguno de los partidos", señaló.