Equipo británico de la Davis llega a Bélgica entre medidas de seguridad

En colaboración con la Federación Internacional (ITF), la FRTB ha tomado una serie de medidas para reforzar la seguridad de los espectadores y de los equipos.

Aquí se jugará la Final de Copa Davis entre Gran Bretaña y Bélgica
Aquí se jugará la Final de Copa Davis entre Gran Bretaña y Bélgica (Tomada de Twitter de @CopaDavis )

BRUSELAS, Bélgica

El equipo británico que disputará la final de la Copa Davis entre el viernes y el domingo en Gante, llegó a Bélgica este lunes entre medidas "reforzadas" de seguridad a causa de los ataques terroristas que causaron 130 muertos en París el pasado 13 de noviembre, según anunció el lunes la Federación belga de tenis (FRTB).

"Sería ingenuo decir que no estamos preocupados. Seguimos los acontecimientos hora tras hora", declaró Gijs Kooken, organizador local del evento.

"Ningún elemento nos hace pensar que la final está amenazada. Los partidos sólo se juegan el fin de semana. El gobierno debería exponer sus recomendaciones en los próximos días", añadió, en la página web de la Federación.

En colaboración con la Federación Internacional (ITF), la FRTB ha tomado una serie de medidas para reforzar la seguridad de los espectadores y de los equipos.

Las bolsas de mano y mochilas no estarán permitidas. El acceso al pabellón donde se desarrollará la competición, el Flanders Expo, sólo estará abierto para los poseedores de entradas.

Debido a los cacheos y registros las esperar a la entrada podrían alargarse, por lo que las puertas de entrada estarán abiertas dos horas antes del inicio de los partidos, estando también prohibidas las bebidas y comidas del exterior.

Gijs Kooken aseguró no haber recibido "ninguna demanda de reembolso" de los espectadores que adquirieron su entrada con anterioridad.

"No hemos recibido ninguna palabra negativa ni de duda, pero no tomaremos el menor riesgo con la vida de los 12.600 aficionados", subrayó.

Desde el viernes el gobierno belga fijó el nivel de alerta al máximo en la región de Bruselas a causa de una "amenaza de atentado seria e inminente".

Desde el sábado, el metro y los centros comerciales estarán cerrados en una capital desierta, a la vez que multitud de eventos deportivos han sido anulados.