Tenis de altos vuelos

El austriaco Dominic Thiem eliminó al búlgaro Grigor Dimitrov en los cuartos de final de Acapulco y presentó su candidatura al título

ACAPULCO

Dominic Thiem y Grigor Dimitrov protagonizaron el primer partido entre dos sembrados en esta edición del Abierto Mexicano de Tenis y cumplieron con las expectativas. El austriaco, cuarto favorito, se llevó la victoria en dos sets por 7-5 y 6-2, y dejó fuera de competencia al búlgaro, séptimo, quien esperaba repetir el título del 2014.

Llegaron a Acapulco como dos de las estrellas jóvenes del circuito, Dimitrov con 24 años y Thiem con 22, y ante las eliminaciones de David Ferrer, Kei Nishikori y Marin Cilic, quedaron como los candidatos a ganar. "Dimos un buen espectáculo para la gente", dijo Dominic.

El partido comenzó con un break a favor del austriaco, quien se puso 2-0, pero de inmediato, el búlgaro se recuperó para igualar 2-2 y entonces comenzó la lucha entre los jóvenes.

En el séptimo game, Thiem tuvo tres oportunidades de quiebre, incluida una tras una dejada espectacular; sin embargo, el campeón del Abierto hace dos años se repuso, a pesar de una advertencia de tiempo por parte del juez y conservó su servicio con un grito de celebración.

El dominio era de Dominic, quien con su derecha imponía el ritmo, pero Dimitrov no era menos en la cancha y respondía sobre todo con el revés a una mano.

El episodio avanzaba con el empate en el marcador, hasta que el número 15 del mundo rompió la resistencia de su rival. Tras un golpe espectacular en la red, Thiem tuvo oportunidad de quiebre y lo consiguió tras un largo intercambio en el que el búlgaro falló.

Era el momento de cerrar el set para el cuarto sembrado y lo hizo con la marca de la casa, una gran derecha.

El segundo episodio comenzó con una doble falta de Dimitrov que provocó doble oportunidad de rompimiento, rescató ambas, pero enfrentó otra de inmediato, y con una bola larga cedió su servicio, lo que provocó que estrellara la raqueta contra el cemento azul de Acapulco.

"El primer set fue muy intenso y pudo irse en ambas direcciones, fui capaz de ganarlo, y tenía la ventaja anímica, fui capaz de romperle al inicio del segundo, y fue el momento decisivo en este partido", reconoció el triunfador.

Entonces ambos explotaron su talento, con puntos largos, en el que exhibían lo mismo la derecha, que el revés, pero todo transcurría a favor de Thiem, quien dictaba el ritmo del partido y demostraba de nuevo las condiciones que lo llevaron a vencer a Rafael Nadal en Buenos Aires.

En el séptimo game llegó un nuevo rompimiento para el cuarto sembrado y el partido tomó rumbo definitivo. La primera batalla de los jóvenes en el Tour se resolvió con una pelota en la red de Dimitrov.

"Jugó muy bien, tiene mucha confianza en este momento, ha tenido triunfos importantes contra jugadores increíbles como Nadal, pero sé que mi juego todavía no está ahí, cometí varios errores y le di oportunidades a mi rival, pero es una de las derrotas positivas porque vi lo que necesito mejorar", señaló el búlgaro.

Los jóvenes, la esperanza de esta edición del Abierto, brindaron un buen espectáculo y Thiem se apuntó como el candidato principal a ganar el torneo. "Grigor es un tenista increíble, tiene un juego sensacional, así que espero que en el corto plazo estemos juntos en la cima, sería algo muy bueno", avisó.

Sam Querrey será su rival en la semifinal, después de que el estadunidense venció 2-6, 6-4 y 6-4 a su compatriota Taylor Fritz.