La estrella en ascenso

A sus 22 años, el austriaco Dominic Thiem ya tiene un título de ATP 500, está en el Top 15 de la clasificación y su meta es llegar todavía más lejos 

Dominic Thiem
Dominic Thiem (Iván López )

ACAPULCO, México

E l título de Acapulco no fue uno más en la ilustre carrera de algún tenista, recibir El Guaje el sábado en la noche fue especial para el austriaco Dominic Thiem, quien conquistó su primer torneo ATP 500 y confirmó con el trofeo su ascenso en este inicio de temporada.

A los 22 años, el austriaco sigue los pasos de su compatriota Thomas Muster, quien conquistó cuatro veces el Abierto Mexicano de Tenis, pero el campeonato no fue solo una anécdota.

"Me hace sentir muy feliz, porque era mi meta antes de esta temporada, jugar mejor, ganar torneos grandes, es apenas febrero y ya conseguí un torneo 500, así que la temporada no podría comenzar mejor", señaló el más joven en el Top 15 del ranking, luciendo una playera de la selección mexicana de futbol.

El austriaco ha dejado su marca en este inicio de campaña, en Brisbane alcanzó las semifinales, en las que perdió ante Roger Federer; en Buenos Aires conquistó el cuarto título de su carrera, y luego en Río de Janeiro llegó hasta semifinales, antes de coronarse en Acapulco.

“Tengo mucha confianza, estoy en el Top 15 del ranking, así que tendré una siembra más alta en el Masters 1000 y en el Grand Slam y es mi próxima meta, ir lejos en estos torneos”, avisó.

En esta campaña de despegue, Thiem no solo ha ganado ya dos trofeos, sino que se impuso al croata Marin Cilic en Brisbane, a Rafael Nadal en Buenos Aires y a David Ferrer en Río de Janeiro, todos arriba de él en la clasificación mundial.

“Estas victorias ante grandes jugadores son muy valiosas para mí, porque normalmente no los puedes vencer, son especiales, así que es increíble la confi anza que generan estos triunfos, tal vez incluso más importante que ganar algunos torneos”.

El meteórico ascenso del austriaco comenzó hace casi un año, ya que el 23 de marzo de 2015 ocupaba la posición 52 del ranking, a partir de ahí escaló hasta el 20 a fi nal del año, en el que conquistó los torneos de Niza, Umag y Gstaad; y ahora ya piensa en el Top 10.

“Se siente bien, si juego a un alto nivel en los Masters y en los Grand Slam puedo llegar, sería un sueño hecho realidad para mí; soy Top 15 y no pensaba que sucedería tan rápido, pero he trabajado muy duro toda mi vida, y quiero continuar con ese camino, porque es el correcto y puedo subir en el ranking”.

El austriaco es parte de una nueva generación del Tour, la encargada de reemplazar a Novak Djokovic, Andy Murray, Roger Federer y Rafael Nadal, cuando se vayan, el fi nalista en Acapulco, el australiano Bernard Tomic, también forma parte de esa generación que apunta alto.

“Hay muchos buenos jugadores jóvenes, yo tengo el impulso de este título grande, así que espero que toda la nueva generación, cuando llegue el momento, podamos tomar el control del tenis y ganar los títulos más importantes”, deseó.

Dentro de estos nuevos nombres ya hay algunos en el Top 100, el alemán Alexander Zverev de 18 años es 56; el croata Borna Coric de 19, 38; el coreano Hyeon Chung de 19, 66; el australiano Nick Kyrgios es 33, con 20 años, y el británico Kyle Edmund es 82 con 21, después de ellos aparece Thiem, quien destacó el talento de este nuevo grupo.

“Hay muchos grandes jugadores, Tomic es uno de ellos, Kyrgios, Zverev es un muy buen amigo mío, (Th anasi) Kokkinakis, Coric, son los siguientes tenistas que pelearán por los grandes títulos en los próximos 10-15 años”, apuntó.

Por lo pronto, en el año en el que David Ferrer podía romper el empate con Th omas Muster en títulos en Acapulco, El Guaje regresó a Austria, pero en las manos de Dominic Thiem, quien como ocurrió con Nadal a los 19 años, espera que el Abierto Mexicano sea el impulso de una historia que termine en trascendencia.