2015: El año de Djokovic y Serena

Con los títulos conseguidos en Australia, los mejores tenistas del planeta extienden su dominio y confirman lo que vendrá en el resto de la temporada

Djokovic y Serena Williams, campeones del Abierto de Australia 2015
Djokovic y Serena Williams, campeones del Abierto de Australia 2015 (AFP)

Ciudad de México

Serena Williams es la campeona femenil del Abierto de Australia al derrotar el sábado en la madrugada a la rusa Maria Sharapova 6-3 7-6. Con esta derrota, Sharapova acumuló la número 17 en sus últimos 18 enfrentamientos con la americana, ganadora ahora de 19 Grand Slams.

Maria Sharapova es la deportista mejor pagada del mundo si tomamos en cuenta las ganancias que se generan de manera extra deportiva. Esta rusa de 27 años hace 10 sorprendió al mundo al ganar Wimbledon a los 17. Su rival en aquel entonces fue la misma tenista a la que no puede vencer desde ese mismo 2004: Serena Williams (Ese año la derrotó en Wimbledon y en el Masters).

¿Qué llevó a que Sharapova derrotara a los 17 años a Serena y desde entonces pasara una década sin poder volverla a vencer, no obstante que Serena hoy tiene 33 años (es la campeona de mayor edad en la historia del Australian Open).

En la actualidad Sharapova prácticamente aplasta a todas sus oponentes. Es número dos del ranking femenil solo por debajo de la propia Serena Williams. Sin embargo, más allá de esta rivalidad, esta gigante de 1.88 metros se ve pequeña al lado de Serena, la menor de las hermanas Williams cada que se enfrentan.

Sharapova después de estar a punto de perder en su partido de segunda ronda (tuvo dos match point en contra) no permitió que ninguna oponente le hiciera más de tres juegos por set. Sin embargo, esa imagen indestructible de tiros ganadores a las líneas se desvaneció en la final, no obstante que su juego fue competitivo.

De esta forma se hizo evidente que si Serena Williams se mantiene sana, no habrá tenista que pueda vencerla en este 2015, partiendo solo de la premisa que su saque es prácticamente el de un hombre en cuanto a velocidad (llega a alcanzar los 200 km/h en ocasiones).

En la rama varonil la historia tiene su símil. Novak Djokovic llegó por quinta ocasión a la final de Australia y la ganó por quinta ocasión. Por su parte, Andy Murray llegó por cuarta vez a la final, y también por cuarta vez fue derrotado en Melbourne.

Probablemente los dos primeros sets de este partido 7-6, 6-7 sean de lo mejor que se ha visto en el tenis. Solo un dato para ilustrar lo anterior. En semifinales Novak Djokovic en un partido que se alargó a cinco sets ante el suizo Wawrinka, incluyendo un 6-0 en el quinto set, solo tuvo 27 tiros ganadores.

En la final, el marcador iba 4-1 en el primer set y Djokovic ya llevaba 14 tiros ganadores, lo que releja el altísimo nivel al que jugó el serbio, y por tanto, al que tuvo que jugar Murray para llevar los dos primeros sets a muerte súbita.

En el tercer set Murray iba 2-0 arriba y tuvo break point para irse 3-0. Ahí empezó el juego mental de Djokovic el cual se hizo el lesionado de un pie. Murray se dejó desconcentrar y a partir de ahí el serbio ganó 12 de los siguientes 13 games para liquidar el partido 6-3 en el tercer set y 6-0 el cuarto y definitivo.

En la ceremonia de premiación Murray en ningún instante aplaudió a Djokovic y el serbio a pesar de regalar su ropa a la afición y por más que intenta ganarse al público en cualquier arena que se presenta, sigue sin poder lograrlo, aunque nadie puede hoy por hoy refutar la enorme calidad tenista, física y mental del serbio.

Por lo pronto, Djokovic y Serena han dejado algo muy claro en este primer Grand Slam del 2015: si ambos gozan de cabal salud, podrán perder ocasionalmente, pero definitivamente son los rivales a vencer en esta temporada, donde muy probablemente los estaremos viendo en las finales de Roland Garros, Wimbledon y el US Open.