Andy Murray ya está en cuartos de final en Acapulco

El escocés calificó a los cuartos de final con una victoria sobre el portugués Joao Sousa, en la que no concedió opciones a su rival

Ciudad de México

La superficie dura de Acapulco por fin pudo disfrutar al mejor Andy Murray. Pese a otro inicio con dudas, el británico pudo resolver con relativa tranquilidad en dos sets (6-3 y 6-4), el partido de segunda ronda ante el portugués Joao Sousa. El campeón de Wimbledon utilizó sus mejores armas, el contragolpe y el saque para dominar un encuentro en el que solo sufrió al principio.

En el primer game del partido, con Murray al servicio, Sousa dejó ir dos oportunidades de rompimiento, pero el escocés le concedió una más y ahí sí aprovechó. El lusitano conservó su servicio y con el 2-0 parecía repetirse la historia de la noche anterior, en la que Andy tuvo que esperar seis juegos para aparecer en el marcador.

El segundo favorito del Abierto Mexicano también recordó lo sucedido y evitó reeditarlo. Todavía con dudas en el primer saque se anotó el 2-1 y en el siguiente juego tuvo su oportunidad de break también, que consiguió con una derecha espectacular cruzada. El británico ya no parpadeó.

Murray dominaba las acciones desde el fondo de la cancha, poniendo a correr a Sousa, pero también mostrando la agresividad de los dos últimos sets contra Pablo Andújar para evitar sobresaltos, como los provocados por el español.

Lo único que molestó a Andy fue una mala llamada de uno de los jueces de línea, que obligó a que apareciera en la cancha Carlos Sánchez, supervisor de la ATP. Ese momento, a pesar de tener oportunidad de quiebre, fue el único en el que el escocés se distrajo, perdió la chance de break y tuvo que ver el 3-3 en el marcador.

Su revancha llegó en el siguiente game con el saque de Sousa, para ponerse 5-3 y finiquitar el set inicial con su saque, el contragolpe y un punto extraordinario ganado en la red.

En el segundo capítulo fue Murray quien inició enfocado. Gracias a una doble falta de su rival se quedó con el rompimiento y tomó la ventaja 2-0. El break que buscaba para terminar con el partido lo encontró muy rápido, nada de pasar dos horas en cancha como el martes.

Sousa lo intentó, con lo justo conservó su saque para no alejarse demasiado del escocés, pero Murray mostró su talento, movió de un lado al otro al lusitano y metió servicios de 208 kilómetros por hora; de paso, comenzó a enamorar a la afición de Acapulco.