Andy Murray, semifinalista en Acapulco

El escocés se levantó para dejar en los cuartos de final al francés Gilles Simon, a quien venció en poco más de dos horas

Acapulco, Guerrero

Andy Murray volvió a dejar en claro en Acapulco que su fama de no poderse reponer de un mal inicio es injustificada. Como lo había hecho en el debut ante Pablo Andújar, el británico se quedó con el triunfo sobre el francés Gilles Simon con parciales de 1-6, 7-6 y 6-2, a pesar de haber perdido el primer set e incluso estar abajo en el segundo, a un game de distancia de la eliminación.

“En ningún partido de esta semana he empezado muy bien, pero conseguí regresar en el segundo set y ganar”

De inicio parecía una jornada para el olvido. Con David Ferrer eliminado del certamen, las esperanzas de la gente se centraban en el escocés, quien tuvo otro comienzo para el olvido, similar al de Andújar, con solamente un game ganado durante el set inicial.

Simon estaba inspirado, con una derecha dominante moviendo de un lado a otro a Murray, quien no encontraba ni su saque para sacarlo del problema, parecía dirigirse, ahora sí, a una eliminación que había evitado contra el español en primera ronda.

Todo se complicó para Andy aún más en el segundo capítulo. Igualados 1-1, Simon mantuvo su saque, pero Murray no y se puso abajo 2-1, otra vez un duelo cuesta arriba para el segundo sembrado del torneo.

En su siguiente juego de saque, el escocés también lo perdió con otro notable drive de Simon, quien terminó ahí su noche inspirada.

“Traté de hacer algo diferente para hacer el partido incómodo para él y creo que dio resultados”

Andy Murray, tenista británico 


En el siguiente game, Murray recuperó uno de los rompimientos y arrancó el plan de resucitación que no solo incluyó mejorar su juego y su servicio, sino recuperar el cariño de la gente, de la que se había quejado repetidamente y a la que comenzó a aplaudir.

Pero Simon volvió a quebrar y estaba 5-3 antes de su servicio. Murray no dio oportunidad, en blanco se llevó el siguiente game y el rompimiento y con su saque igualó 5-5. Tras mantener ambos sus servicios llegó un tie-break emotivo, en el que se vio al mejor Murray, contragolpeador e inteligente y que se quedó con el segundo episodio.

El tercer set lo ganó Murray desde lo mental. Reponerse de dos breaks en el segundo e impedir que Simon definiera con su saque, además de pasarle la presión del público, fue la diferencia. Aunque el francés tuvo break en el primer juego, Andy no permitió que le robara el momento.

El galo sufrió una lesión en el hombro, y luego perdió el saque con un desafío de por medio, de repente quien estaba abajo 3-0 era Simon, como Murray al inicio del duelo. Ya no hubo forma de que Gilles volviera al juego, ni un resbalón del escocés impidió que alcanzara las semifinales en Acapulco.