Adiós al campeón

Grigor Dimitrov se despidió del Abierto Mexicano después de caer en segunda ronda ante el estadounidense Ryan Harrison, 169 del mundo

Grigor Dimitrov
Grigor Dimitrov (Mexsport)

ACAPULCO, México

La corona del Abierto Mexicano de Tenis se quedó sin dueño. El búlgaro Grigor Dimitrov quedó eliminado apenas en su segundo partido de esta edición al caer en tres sets 7-5, 4-6 y 6-0 frente al estadunidense Ryan Harrison, número 169 del ranking mundial, y quien llegó a esta instancia desde la calificación. El sembrado tres del certamen nunca encontró su mejor versión y así cedió el título, que quedará vacante hasta el sábado.

"No tuve mi mejor día, qué puedo hacer, fue un mal partido, no puedo decir nada más, solo un mal día en la oficina, eso ocurre, él jugó bien, y fue mi culpa", reconoció tras el duelo.

Al final del primer capítulo Dimitrov estrelló su raqueta contra el piso en señal de frustración. El búlgaro había concedido el punto para quiebre y para set para que Harrison le ganara un episodio por primera vez, en su tercer enfrentamiento.

Estaba lejos de ser el peor momento del monarca en 2014. Tras reponerse en el segundo set y obligar al tercero, Grigor volvió a la irregularidad de siempre, pero esta vez le costó muy cara al despedirse de Acapulco prematuramente.

En el primer game del episodio definitivo estuvo 0-30 arriba, pero Harrison se recuperó, en el siguiente Dimitrov le concedió el break y se lo regaló con un bola larga. Era el Grigor del debut, con varios errores, e incluso desconcentrado.

"No estaba lo suficientemente enfocado, eso es obvio, son cosas en las que necesito trabajar, aunque al mismo tiempo no puedo estar triste por mucho tiempo, porque es un proceso; estoy decepcionado, no voy a mentir, no fui yo, tomaré dos días de descansos y espero hacerlo mejor la próxima semana".

El tercer juego fue fácil para el norteamericano, quien en 13 minutos del set definitivo ya estaba 3-0, casi sin buscarlo. Para el cuarto game, Harrison tuvo doble break, Dimitrov salvó el primero y la gente comenzó a respaldarlo, pero de poco sirvió, en el siguiente punto la bola se fue larga y el campeón abajo 0-4.

Nada le salía a Grigor, quien incluso siendo más agresivo se encontró con un rival al que la suerte le favoreció, y que con dos aces completó el 5-0. Con su servicio, pero ya sin fuerzas para pelear por regresar, Dimitrov rescató el primer match point en contra, pero en el segundo su pelota se fue lejos por mucho, 6-0, un resumen de un mal día para el búlgaro, quien nunca pudo hacer pie en esta edición de Acapulco.

En el primer set habían peleado juego a juego hasta llegar al séptimo, cuando el número diez del mundo consiguió el quiebre. Pero la situación recordó a la del primer partido, contra Filip Krajinovic, cuando después de un break se confió. Esta vez 5-4 arriba sirvió para el set, pero concedió el rompimiento después de darle tres oportunidades a su rival.

Tras romper la raqueta, en el segundo capítulo Dimitrov volvió en su mejor versión, dio un paso adelante en la cancha y se la recortó a Harrison, quien tras conceder el break en el primer juego no pudo regresar en el marcador.

Arriba 5-4, como en el primer set y con su servicio, Grigor sí lo pudo cerrar. Pero en el tercero le esperaba lo peor. Acapulco tendrá un campeón diferente en su segunda edición en cemento.