Se lanzan de La Quebrada

Grigor Dimitrov, Daniela Hantuchova y Santiago González estuvieron en uno de los lugares clásicos de Acapulco y hasta se aventaron al mar 

ACAPULCO, Guerrero

Las actividades en el Abierto Mexicano de Tenis arrancaron oficialmente con la acostumbrada presentación del torneo en uno de los lugares más famosos de Acapulco. Esta vez el escenario elegido fue La Quebrada, donde clavadistas mexicanos saltan desde cientos de metros hacia el mar, una imagen que ha recorrido el planeta desde décadas atrás.

Sin embargo, los especialistas locales tuvieron como público de lujo a tres protagonistas del certamen que se disputa en Guerrero, el campeón defensor, el búlgaro Grigor Dimitrov, una de las jugadoras a seguir en la rama femenil, la eslovaca Daniela Hantuchova, y el representante mexicano, Santiago González, estrella en el dobles.

El tenista nacional no pudo dejar de lado su raqueta para fotografiarse junto a sus compañeros, desde las alturas con ella, mientras veían a los clavadistas locales ensayar sus saltos. Los celulares no podían faltar y tanto Dimitrov como Hantuchova capturaron el momento.

Pero después de ver a los especialistas realizarlo, los tenistas no se quedaron con las ganas, y Dimitrov fue el primero en quitarse la playera, para, desde la base más baja de La Quebrada también lanzarse al mar, para experimentar lo que noche a noche realizan los clavadistas.

El búlgaro presumió su salto de 35 metros, aunque antes de hacerlo escribió "te quiero mamá" en sus redes sociales, para luego lanzarse con las piernas cerca del pecho y los brazos en alto; mientras que Hantuchova y González optaron por hacerlo desde distancias más cortas.