Piensa en grande

El campeón defensor del Abierto Mexicano, Grigor Dimitrov, aseguró que apunta a imponerse en torneos más importantes para continuar creciendo 

ACAPULCO

Grigor Dimitrov se graduó el año pasado, a los 22 en Acapulco. Tras un título de ATP 250 conseguido en 2013, en el Abierto Mexicano se quedó con su primer 500, tras superar en la semifinal al británico Andy Murray y en el duelo decisivo al sudafricano Kevin Anderson.

Tras coronarse en la primera edición en la superficie dura del torneo mexicano se impuso en Queen's y en Wimbledon le repitió la dosis a Murray, antes de caer frente a Novak Djokovic en semifinales.

El búlgaro, que firmó para volver pocas semanas después de su título, está listo para dar el gran salto esta temporada, y llegó a Acapulco para defender su título, aunque como tercer sembrado, detrás de Kei Nishikori y David Ferrer.

“(En Acapulco) no son condiciones fáciles, hay calor, humedad, no a todos les gusta, pero yo me siento muy bien”

"Es muy bueno, es un evento grandioso para regresar, llegar como campeón defensor es un sentimiento diferente, aunque no hay que olvidar que hay jugadores fuertes aquí, pero es positivo que me sienta en buen nivel", explicó Dimitrov a La Afición. Sin embargo, no se ve jugando el sábado, solo porque lo consiguió hace un año: "Voy un partido a la vez, y espero que las cosas funcionen bien de nuevo para mí".

A pesar de no ser tan conocido como otros integrantes del circuito y ser más famoso por su relación con la rusa Maria Sharapova y por su estilo de juego similar al de Roger Federer, los aficionados de Acapulco lo apoyaron en el duelo ante Murray y después ante Anderson, para convertirse de inmediato en uno de los consentidos del público nacional.

"Se siente bien, es siempre especial tener ese tipo de apoyo, sobre todo cuando juegas en la cancha central, es positivo tener a tanta gente apoyándote, y realmente aprecio al público de aquí, la experiencia que tuve el año pasado fue increíble, y espero regresarles un poco este 2015, como lo hice en el anterior".

POR EL SALTO

En esta nueva campaña, Grigor llegó a semifinales en Brisbane, a cuarta ronda en Australia y a la segunda en Rotterdam, pero confía en que sus resultados mejorarán conforme avance al año y tendrá una temporada similar a la de 2014, cuando se quedó a las puertas de las Finales del Tour, donde compiten los ocho mejores.

"Es temprano para hablar de lo que sucederá en el año, es apenas el cuarto torneo de la temporada, es una campaña larga, así que me concentro solo en este certamen, pero espero que todo se mantenga en curso, que mi cuerpo se mantenga sano, y estoy seguro que si todo va bien, tendré un buen 2015", señaló.

Dimitrov es parte de una nueva generación que ha tomado los puestos del Top 10 por asalto, junto al japonés Kei Nishikori y al canadiense Milos Raonic, refrescando los nombres habituales que dominaban el circuito; el número 10 del ranking cree que la aparición de estos jóvenes ha vuelto más competitivos todos los torneos.

"En este momento todos están jugando muy buen tenis, empujando fuerte en el ranking para dejar su marca en las canchas, y claro, para ganar torneos y cada vez más importantes; la competencia es muy grande actualmente en el circuito, y eso es lo bonito, es emocionante para mí estar en la cancha y jugar cada noche, porque puedo ver cómo se van desarrollando todos".

Esta nueva generación de nacidos en los noventa (Nishikori en diciembre de 1989), pelea contra los cuatro dominadores habituales, Roger Federer, Novak Djokovic, Andy Murray y Rafael Nadal. Dimitrov presume que ya le ha ganado a Nole y al británico, por lo que se siente un paso más cerca de ellos.

"He jugado ya contra todos, solo hay dos jugadores a los que nunca he vencido en el Top 10 de la ATP (Nadal 0-5 y Federer 0-3), así que es un buen porcentaje de triunfos, pero no estoy pensando en eso en estos momentos, solo en dar el siguiente paso y ganar eventos grandes, en jugar mejor, disfrutas más cuando consigues buenos resultados".

El año pasado, dos de los cuatro Grand Slams los conquistaron jugadores que nunca habían ganado un grande, en Australia se impuso el suizo Stan Wawrinka y en Estados Unidos, el croata Marin Cilic, por lo que el búlgaro cree que en Roland Garros, Wimbledon o el US Open otro nombre puede imponerse.

“No estaría sorprendido si cualquiera de nosotros (los jóvenes) gana algún Grand Slam este año”

"Puede ganar el que sea, la competencia es muy dura en estos momentos, todos están empujando fuerte para llevarse los Grand Slam, no estaría sorprendido si cualquiera de nosotros (los jóvenes) gana alguno este año, es un sentimiento agradable, y te da energía para ofrecer mejores actuaciones".

DE TODAS LAS SUPERFICIES

Grigor ha conseguido cuatro títulos en su carrera, dos en cemento, uno en pasto y otro en arcilla, por lo que en una época de especialistas por superficie, él se siente cómodo en cualquier cancha.

"He jugado bien en todas ellas, así que creo que es un extra en mi juego, y mientras llegue el triunfo grande no me importa dónde sea, mientras me lleve el trofeo, sea en la superficie que sea estaré feliz", concluyó el campeón, quien espera imponerse de nuevo en el azul de Acapulco.

Disfruta de las playas

Grigor Dimitrov llegó a Acapulco el viernes por la tarde, tres días antes del inicio oficial del Abierto Mexicano, por lo que además de poder practicar en el Estadio Mextenis y acostumbrarse al calor, pudo disfrutar del mar y de las playas del puerto, algo que extrañará el resto de la semana cuando debe concentrarse en jugar y defender su título.

"Hasta ahora he estado un par de veces en el agua, me gusta mucho, pero debí dejar de hacerlo porque el torneo ya empezó, pero siempre que tengo la oportunidad de dar un pequeño paseo o ir al mar es bonito, y es increíble tener la playa tan cerca de donde juegas".