Disfrutan en el mar

Alexandr Dolgopolov y Kevin Anderson se subieron a los motos acuáticas y gozaron en el mar de Acapulco

Alexandr Dolgopolov se subió a las motos acuáticas y gozó en el mar de Acapulco
Alexandr Dolgopolov se subió a las motos acuáticas y gozó en el mar de Acapulco (Iván López )

ACAPULCO, Guerrero

En el Abierto Mexicano de Tenis la diversión no es exclusiva de los aficionados, los jugadores también pasan un buen rato entre los partidos, con distintas actividades que tiene como lugar común la playa y el mar.

Si el lunes el búlgaro Grigor Dimitrov, la eslovaca Daniela Hantuchova y el mexicano Santiago González conocieron La Quebrada y se animaron a lanzarse al mar, esta vez los que se divirtieron fueron el sudafricano Kevin Anderson y el ucraniano Alexandr Dolgopolov.

El subcampeón vigente del torneo y el quinto sembrado de esta edición se subieron a las motos acuáticas, y las utilizaron, primero con la ayuda de los expertos de la bahía, y después ellos tomaron el control de sus respectivos vehículos.

Los tenistas dieron vueltas y luego cruzaron el mar a toda velocidad en varias ocasiones, ya con el control de las motos acuáticas.

Tras veinte minutos de probar la velocidad en el agua, se centraron en lo que dominan: el tenis. En una improvisada cancha en medio del océano, Anderson y Dolgopolov se levantaron sobre tablas de surf para pelotear, con otra tabla fungiendo como red.

Al término del partido, ambos volvieron a la playa a bordo de las motos acuáticas y fue el momento de tomarse fotografías y firmar algunos autógrafos a las decenas de personas que se acercaron para verlos en un lugar distinto a una cancha de tenis.

Ambos jugadores triunfaron en su debut, el ucraniano venció con más problemas de los esperados al australiano Sam Groth en tres sets 6-3, 4-6 y 6-0, mientras que el sudafricano superó al alemán Dustin Brown en dos capítulos 6-1 y 6-2.