Ferrer no custiona sobre el césped en Río 2016

Las canchas de tenis en los Juegos Olímpicos de Río contarán con una superficie dura, situación que sorprendió a algunos tenistas

RÍO DE JANEIRO, Brasil

El tenista español David Ferrer declaró hoy en una rueda de prensa en Río de Janeiro, donde tomará parte del Abierto de Río que comenzará el lunes, que no quería entrar a valorar la elección de una superficie dura en los próximos Juegos Olímpicos de 2016.

"Me da igual, no entro. Lo han hecho así, en pista rápida", en referencia a la elección de este tipo de superficie para la competición de tenis durante Río 2016.

El viernes Rafa Nadal cuestionó esta decisión y dijo que le parecía "sorprendente" porque Brasil cuenta con grandes tenistas en tierra batida y esta elección podría perjudicar sus opciones de medalla.

"En Pekín fue en pista dura y en Atenas también, en Londres fue en hierba; quizás esta vez tocaba tierra batida", señaló Ferrer, segundo cabeza de serie en el Abierto de Río, quien afirmó que si los organizadores han elegido una pista dura para las Olimpiadas "sus razones tendrán".

Ferrer, aunque en todo momento quiso evitar entrar en la polémica, acabó declarando que imagina que "en definitiva todo depende de patrocinadores y de dinero".

El Abierto de Río de Janeiro y que es un torneo del circuito ATP 500, celebra este año su segunda edición, en la que repartirá 1,25 millones de dólares.