Martín Bravo: Tras los pasos de Marioni