Las plazas comerciales del Distrito Federal deberán instalar bebederos públicos en los próximos cuatro meses