La ciudad de Seattle ya espera a los Halcones Marinos