La batalla más complicada de Romano