El héroe: Ribair Rodríguez