Aficionados atlantistas desplegaron una manta