El ADN ganador de Brady

Al derrotar a Atlanta, el jugador de Nueva Inglaterra se convirtió en el quaterback que posee más anillos en toda la historia de la NFL

Tom Brady, campeón de la NFL con Patriotas
Tom Brady, campeón de la NFL con Patriotas (Reuters)

Ciudad de México

Apenas el 4 de diciembre del año pasado, Tom Brady lideró la victoria de los Patriotas de Nueva Inglaterra 26-10 sobre los Rams de Los Ángeles, la cual, le valió para superar los 200 triunfos que lo mantenían empatado con Peyton Manning y lo colocó como el mariscal de campo más ganador en toda la historia, pero ese, solo fue su primer paso a la inmortalidad.

Hoy, un mes más tarde, tras derrotar a Atlanta en los emparrillados del NRG Stadium, Brady consiguió ser el quarterback (QB) con más Súper Bowls en su cuenta (5), superando a los legendarios Joe Montana y Terry Bradshaw. Sin discusión, el originario de California se ha convertido en el QB con más campeonatos en la historia, y a sus 39 años, continúa en buena forma física que amenaza con aumentar sus logros.

Sin embargo, los números de Tom no son una sorpresa, a pesar de que en su primera temporada en el futbol profesional no consiguió una sola victoria, ya instalado como titular, tras la lesión de Drew Bledsoe en 2002, Brady ha demostrado la madera de campeón que lo ha caracterizado toda la vida.

Al crecer en California, el hijo menor de Tom y Galynn Brady vivió su infancia admirando a los 49ers de San Francisco, franquicia que entonces lideraba Joe Montana en los emparrillados y que le despertó el sueño de levantar alguna vez el codiciado trofeo Vince Lombardi, sueño al que se aferró en su juventud, cuando tuvo opciones de jugar beisbol profesional y optó por continuar su camino a la NFL.

Al concluir sus estudios en la preparatoria Junipero High School, Brady tenía dos opciones: consolidar su carrera como catcher ya que los ahora Nacionales de Washington lo habían seleccionado en la ronda 18 del draft de la MLB o continuar su sueño de convertirse en estrella de la NFL, Tom, por supuesto, eligió el camino difícil y aceptó viajar a La Universidad de Michigan, equipo donde a la postre, comenzó a forjar su leyenda.

La estadía en Michigan no fue nada sencilla, durante algunos años vivió a la sombra de Drew Henson, incluso, Brady tuvo que asistir a terapia psicológica pues las oportunidades eran prácticamente nulas. Luego de que Henson decidiera optar por las Grandes Ligas, "Tommy", como lo llamaban en aquella época, logró hacerse del puesto titular.

Desde entonces, solo éxitos ha cosechado el californiano, en Michigan es recordado como el mejor QB que ha conocido esa Universidad, pues lideró a los 'Wolverines' hasta el campeonato del Citrus Bowl, uno de los torneos más reconocidos en el circuito colegial de los Estados Unidos.

Cuando parecía que una estrella de la NFL nacía, Brady fue prácticamente ignorado en el draft de la NFL y fue hasta la ronda 199 que los Pats, en una decisión de último momento, lo eligieron para unirse a sus filas, y a pesar de que su primera temporada no fue la mejor, para 2002 todo comenzó a cambiar.

Tras adquirir la titularidad lideró a los Pats a su primer Súper Bowl y entonces nació la leyenda. A pesar de que se ha visto envuelto en escándalos que lo relacionan a una conducta soberbia, la realidad es que las personas cercanas al mariscal de campo aseguran que es una persona obstinada que lucha por sus metas.

Tras más de una década de carrera no hay marca que Brady no haya superado, no solo es el QB que más anillos acumula y más partidos ganados en temporada regular. Ha participado en 11 ocasiones en el Pro Bowl, fue MVP en cuatro juegos de Súper Tazón, es el jugador con más pases de touchdown en postemporada y en ediciones de Súper Bowl, Brady es en pocas palabras, el mejor QB en la historia de la NFL.