Patriotas vs. Halcones: Dos equipos explosivos para el Super Bowl

Atlanta y Nueva Inglaterra fueron dos de los equipos que más jugadas grandes tuvieron a la ofensiva en la temporada; conseguir algunas o evitarlas, puede ser la diferencia el domingo.

Tom Brady y Matt Ryan
Tom Brady y Matt Ryan (Reuters)

Houston, Texas

Para nadie es un secreto lo explosivas que son las ofensivas que van a estar sobre el campo del estadio NRG el domingo, y no solo por Tom Brady y Matt Ryan, sino por el arsenal con el que cuentan, por eso el desenlace del Super Bowl LI puede escribirse por lo que esos ataques hagan, o por lo que las defensivas eviten.

Explosividad es un adjetivo que le queda a los ataques de ambos equipos, ya que eso los llevó a los playoff s y los ha llevado a Houston. Una muestra de ese poder es la capacidad que tienen para producir jugadas grandes. Atlanta es el tercer equipo que más logró (contabilizando por tierra y por aire) en la temporada, con 93, mientras que los Patriotas son octavos con 85.

“Lo que hacemos es crédito del coach, él quiere que juguemos rápido, que seamos muy físicos y nuestros jugadores practican con ese nivel de intensidad, lo que les permite lucirse, como lo hicieron en la temporada”, comentó el asistente del head coach de Atlanta, Raheem Morris.

Devonta Freeman y Julio Jones son los expertos en explosivos en los Halcones y la defensiva de Patriotas lo sabe. Una buena noticia para Atlanta es que el receptor más explosivo del rival, Rob Gronkowski, no estará en el campo, aun así, ellos deberán estar muy pendientes de LeGarrette Blount, por tierra y Chris Hogan, por aire. Las defensivas tienen el reto de hacer que cualquiera de los otros 22 jugadores que tuvieron al menos una acción grande en la temporada, no tengan oportunidad de lucirse. ¿Cómo evitarlo?

“Tacleando, es clave que tacleemos bien”, explicó Logan Ryan, esquinero de los Pats. “Es algo que nos tomamos en serio y que todos los días practicamos a fondo en los entrenamientos, nuestro enfoque está en no solo no dejar espacios libres, sino en llegar lo más rápido al hombre que tiene el balón y tirarlo, evitar que haga más daño”.

Suena sencillo, pero también se tiene que tomar en cuenta que enfrente no solo están receptores o corredores de amplia capacidad, sino dos mariscales de campo que aniquilan a sus rivales si encuentran una debilidad.

“Una de las razones para conseguirlas es el gran quarterback que tenemos, ya que Tom Brady es extraordinario leyendo las defensivas contrarias y tomar ventaja de lo que le den, eso se combina con jugadores muy habilidosos, que pueden atrapar y correr rápido, ya sea en pases cortos o largos, atrás de los defensivos”, explicó Chad O’Shea, coach de receptores de los Patriotas, quien sacó a relucir otro punto igual de importante para ellos.

“Sabemos que tenemos a Brady de nuestro lado, pero estamos muy orgullosos del trabajo que hacemos bloqueando, pasamos mucho tiempo hablando sobre la importancia de hacerlo correctamente. Los receptores saben que deben bloquear bien, y es uno de los factores con los que medimos su efectividad”, añadió.

Uno de los puntos por los cuáles el Super Bowl se puede definir a favor de los Patriotas es el trabajo que su defensiva ha hecho. Sí, enfrente estará Matt Ryan, el mariscal de campo que más yardas lanzó en la campaña, pero ellos solo permitieron 59 jugadas explosivas en la temporada, la menor cantidad en toda la NFL. ¿Podrán Ryan y compañía pasar sobre ese reto el próximo domingo?