Cuando la política irrumpe en el deporte

Protestas, mensajes, incluso masacres, capítulos en los que el contexto sociopolítico se mezcla con el deporte.

La afición mexicana en Las Vegas durante el duelo contra Islandia
La afición mexicana en Las Vegas durante el duelo contra Islandia (Mexsport)

Ciudad de México

Tiempos de pánico y confusión son los que se viven desde la llegada de Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos, la amenaza de la construcción de un muro y el constante hincapié del republicano en "sacar del país" o "encarcelar" a un aproximado de "dos o tres millones" de inmigrantes ha encendido las alarmas, no sólo en nuestro país, sino en el mundo entero, y en medio de este clima, la selección mexicana celebró su primer partido amistoso del año ante Islandia en el Sam Boyd Stadium de Las Vegas, Nevada.

TE RECOMENDAMOS: Rafael Márquez pide unidad en contra del racismo.  

A pesar de lo anterior, la afición mexicana que radica en el país vecino no se achicó y, así como nos tienen acostumbrados, hicieron de este encuentro una fiesta en la que abarrotaron el inmueble ubicado en el poblado del Whitney; cantaron, bailaron y celebraron el gol como lo hacen cada que el seleccionado nacional se presenta en Estados Unidos. Al espíritu de unión, se agregó Rafa Márquez, quien, sin decir nombres, envió un mensaje contundente en el que señaló que "los compañeros de la selección nacional de México, nos declaramos en contra de cualquier forma de discriminación".

En un mundo ideal lo ocurrido la noche de ayer en la cancha del San Boyd no tendría razón de ser, pues el deporte, al ser un símbolo de unión y de competencia limpia, tendría que permanecer alejado de los conflictos políticos y económicos que libren las diferentes naciones. Sin embargo las cosas no son así, a lo largo de la historia la política a marcado el rumbo de diversas competencias y ha pautado grandes rivalidades que incluso se han lleva otras instancias. Aquí un recuento:

El sueño frustrado de Sindelar

Matthias Sindelar es una de las grandes figuras que ha dado el fútbol sueco, sin embargo es recordado en la historia del balompié debido a la rebeldía que ejerció ante Hitler. Durante 1938, previo al Mundial que se celebró en Francia, el 'Führer' conquistó Suecia y la anexo a la Alemania, por lo que dispuso, que para el Mundial que se celebraría, los jugadores suecos debían reforzar a los teutones.

Sin embargo, Sindelar se negó a vestir la camiseta alemana; incluso, en un partido de despedida previo a la Copa del Mundo, en el que se enfrentaron los seleccionados ante un conjunto liderado por el sueco, el 'rebelde' se encargó de humillarlos al celebrar una anotación con un baile frente al palco de Hitler. La actuación le costó no volver a jugar futbol, y años después fue encontrado su cuerpo junto al de su esposa en su hogar, en lo que se presume fue un suicidio al dejar la llave del gas abierta.

El 'black power' de Tommie Smith y John Carlos

Una de las imágenes más significativas en el deporte se dio durante los Juegos Olímpicos de México 68, cuando durante la ceremonia de premiación de los 200 metros planos, los atletas estadunidenses Tommie Smith y John Carlos aprovecharon su estadía en el podio para alzar la voz.

Mientras se entonaba en himno de Estados Unidos, los medallistas de oro y bronce, respectivamente, levantaron el puño, cubierto de un guante negro en señal de defensa a los derechos de las personas afroamericanas en su país.

Múnich 1972

Probablemente una de las tragedias más grandes en el deporte derivada de un conflicto político. Durante los Juegos Olímpicos de ese año, un grupo de terroristas palestinos irrumpió en la Villa Olímpica y asesinó a dos atletas israelíes, además de tomar de rehenes a nueve personas más, con el propósito de presionar por la liberación de 200 presos.

Durante la intervención policiaca, 17 personas más perdieron la vida.

'Los juegos del boicot'

Durante los Juegos Olímpicos de 1980 celebrados en Moscú, de la entonces Unión Soviética, cerca de mil 500 atletas se quedaron sin participar, esto debido a que Estados Unidos retiró a sus deportistas tras la invasión de la URSS a Afganistán.

En ese entonces, el presidente Jimmy Carter aseguró que asistir a los Juegos sería como "apoyar" a la Unión Soviética en sus decisiones, por lo que los atletas estadunidenses se quedaron sin la oportunidad de competir. A la decisión del mandatario se unieron 65 países más, entre los que destacan: Alemania, Bélgica, Finlandia, Japón, China y Argentina.

UEFA prohíbe encuentros entre rusos y ucranianos

Luego de que las relaciones entre Ucrania y Rusia estuvieran prácticamente rotas en 2014 debido al conflicto en Crimea, la UEFA decidió evitar los encuentros entre ambas naciones.

Previo al sorteo de la tercera ronda de la Champions League en aquel año, se anunció que el FC Zenit y el Dnipro no podían verse las caras, pues el duelo entre estos equipos era considerado de alto riesgo y podría terminar en un conflicto en la tribuna.

El dron del Serbia-Albania

El conflicto por el territorio de Kosovo llegó a la cancha durante la eliminatoria rumbo a la Euro 2016, luego de que el encuentro entre Serbia y Albania tuvo que ser suspendido debido a un altercado entre jugadores que desencadenó alborotos en las tribunas.

En aquel juego celebrado en el estadio del Partizán, en Belgrado, un dron sobrevoló el césped portando una bandera de la 'Gran Albania', ante esta situación, el belga Stefan Mitrovic intentó deshacerse del artefacto y retiró la bandera. Los rivales albaneses enfurecieron y comenzaron a empujarlo, entonces se desató el conflicto; el partido fue suspendido luego de 43 minutos jugados.