Diez aciertos de Osorio con la selección mexicana

Luego de ocho partidos, la selección del colombiano exige atributos que hacen creer en objetivos ambiciosos

Juan Carlos Osorio
Juan Carlos Osorio (Mexsport)

LOS ÁNGELES, Estados Unidos

"Nosotros estamos en la obligación de aprender a jugar siendo protagonistas y ese es el gran paso que debe dar el futbol mexicano", fue una de las frases que utilizó Juan Carlos Osorio para definir esas distracciones que le costaron a México el empate momentáneo contra Uruguay el domingo pasado.

El Tricolor tuvo caras distintas en el duelo, lo hizo bien el primer tiempo, mal los primero 20 minutos del segundo, y recuperó un buen nivel los últimos 25, ya con la entrada de Hirving Lozano y Raúl Jiménez.

Los movimientos específicos de Osorio le dieron al Tricolor una cara distinta a la que había mostrado antes, y seguramente, para el próximo duelo contra la selección de Jamaica todo será diferente, porque se trata de un rival mucho más físico, dinámico, con el que tendrán que estar muy atentos, sobre todo en contragolpes.

LOS SEGUROS

Frente a los uruguayos ya había anticipado que manejaba la posibilidad de tres defensas en el fondo y así lo hizo; lo de Rafael Márquez, con su experiencia, y lo de Héctor Moreno, con su pundonor, no es para asombrar, son los constantes, los que le dan solidez a la zona, aunado a que su estatura ayudaría a frenar el ataque aéreo de los charrúas.

EL INESPERADO

Lo que sí llamó la atención fue la incursión de Néstor Araujo, el tercer central. Es bien sabido que el colombiano le tiene mucha confianza, pese a que no ha sido un hombre recurrente en el equipo mayor. El domingo se notó bien en la marca, atento.

LA TÁCTICA

Aunque no solo fue la sorpresiva actuación del central lagunero, sino esa línea de tres que de repente se convirtió en línea de cuatro por algunos momentos, soltando a Layún para que volanteara por derecha, perfil natural que al colombiano parece le agrada mucho. Lo mismo pasaba por la otra banda, donde Guardado prácticamente se metía como interior para apoyar en la contención y dejaba a Corona como amo y señor de esa banda.

CONEXIÓN

Lo de Diego Reyes fue excelente, el central de la Real Sociedad entendió que, por momentos, tendría que moverse al son de lo que hiciera Rafael Márquez; el Tricolor fue un equipo que, sin duda, mutó conforme el devenir y los momentos del encuentro. Como ya se dijo, México sufrió cuando tuvo superioridad numérica, cosa rara, ya que en igualdad fue mejor que los tozudos uruguayos.

LA MOVILIDAD

Osorio demostró que los movimientos en un equipo deben llegar durante todo el encuentro y no solo con cambios desde la banca. Sus jugadores modificaron sus funciones constantemente durante el encuentro, Héctor Moreno fue al que más le costó por lapsos, debido a que aunque su pierna es la zurda, la banda lo limita para poder salir con pelota controlada a diferencia de la salida que mostró el capitán Rafael Márquez, quien enseñó aún tener mucha cuerda para cumplir con creces en la central.

LAS VARIANTES

Si bien la incorporación de Dueñas mostró un mensaje de recular, lo que hicieron Raúl Jiménez e Hirving Lozano fue sobresaliente. El famoso Chuky Lozano exhibió al lateral estelar del Porto Maximiliano Pereira, que nunca pudo descifrar si el joven lo encararía por fuera o por dentro, siendo por mucho el revulsivo que Juan Carlos Osorio necesitó durante los minutos en que Uruguay fue mejor.

SOLIDARIDAD

El delantero Raúl Jiménez entró de cambió y fue solidario, tuvo dos pinceladas de gran técnica, en la primera retrasando la pelota para que Rafael Márquez fusilara a Fernando Muslera, y la segunda en el servicio a Héctor Miguel Herrera en el tercer gol; el delantero del Benfica levantó la mano para que Osorio le dé más minutos.

EL CONTEXTO

Pero en general, este equipo ha jugado bien y el mérito también lo lleva el entrenador Osorio, según lo que han dicho los mismos futbolistas; el colombiano tiene claro que no puede jugarle igual a todos los rivales, por más que encuentre un esquema fuerte, difícil de derrumbar. Así que, dependiendo del rival es el once que presenta.

LA AUTORIDAD

¿Quién se atrevería a sacar de la cancha a la estrella del equipo? El domingo, aunque avanzado el juego, Osorio relevó a Chicharito Hernández al minuto 83, cuando el marcador seguía 1-1 y lo sustituyó por Jiménez, delantero por delantero; Javier lo asumió sin aspavientos, sabedor de que en el esquema de Osorio no hay figuras.

RESULTADOS

Es innegable que un acierto en la era del seleccionador colombiano ha sido seguir procurándose un buen ambiente de trabajo; los resultados han ido de la mano desde que asumió, solo victorias en ocho encuentros y apenas un gol recibido, la mejor racha invicta de México en su historia; a eso ha sumado Osorio el diálogo abierto con los medios.