'Chicharito' encamina triunfo de México sobre Costa Rica

Javier Hernández alcanzó la marca de Jared Borgetti como máximo goleador del Tri (46) en la victoria sobre los 'ticos' 2-0 en el Azteca, rumbo al Mundial Rusia 2018.

Ciudad de México

La selección mexicana de futbol venció a Costa Rica 2-0 en el Estadio Azteca, resultado que colocó al Tricolor como líder del Hexagonal final de la Concacaf con 7 puntos rumbo al Mundial de Rusia 2018.

TE RECOMENDAMOS: Empata 'Chicharito' récord como máximo goleador del Tri.

Javier 'Chicharito' Hernández apareció en el marcador al minuto 8, diana que le valió para alcanzar los 46 tantos de Jared Borgetti como máximo artillero del conjunto mexicano.

Néstor Araujo, al minuto 44', aprovechó un centro desde la banda derecha para vencer al portero Keylor Navas.

Los 'ticos', tras este resultado, sufrieron su primera derrota de la eliminatoria y se quedaron con 6 unidades.

TE RECOMENDAMOS: Así vivimos el México 2-0 Costa Rica.

El siguiente compromiso de la selección mexicana será el martes 28 de marzo, visita a Trinidad y Tobago, que venció más temprano a Panamá por 1-0.

EL PARTIDO

Al minuto 65, un jugador de verde estaba tendido sobre el césped del Estadio Azteca. Se trataba de Javier Hernández, quien parecía, se resentía del muslo derecho, y sí, el mexicano no pudo más por esa molestia y salió del terreno de juego. Entonces, el sonido local puso el Cielito Lindo, los seguidores la entonaron, así como un agradecimiento al gol que al minuto 6 había anotado, y gracias al cual se abrió el camino para la victoria final de 2-0 sobre Costa Rica.

El 'Chicharito' abrazó a Héctor Herrera y a Jürgen Damm antes de salir del campo, luego se agachó unos instantes, y se fue a la banca con esa tranquilidad del deber hecho, con la alegría también, por qué no, de haber alcanzado a Jared Borgetti, quien era en solitario el máximo goleador del Tricolor con 46 tantos.

Sin duda, el atacante tendrá para anotar más, pero este también tenía un sello especial, porque también tenía nueve meses de no anotar con el conjunto azteca, y eso, si bien no lo torturaba, tampoco gustaba.

Los aficionados mexicanos se frotaban los ojos, sonreían, gritaban, cantaban, porque la selección mexicana al fin les daba el partido que hace mucho no se veía. Ese fue un punto extra para este conjunto y su entrenador, quien aunque ha hecho algunos méritos en la eliminatoria, no ha logrado convencer a varios seguidores, tras la goleada de 7-0 que le propinó Chile a México en la Copa América Centenario.

La selección mexicana salió con movimientos verticales, tal cual como Juan Carlos Osorio lo había ensayado durante la semana. En varios lapsos había buenos movimientos ofensivos, que en ocasiones superaron a algunos defensas ticos, y dos de ellos fueron fundamentales para que el conjunto azteca consiguiera dos tantos.

Rafael Márquez sigue siendo el hombre que da pauta al esférico, buena ubicación y trazos importantes, que siguen siendo su fortaleza. Los que lo acompañaron en el medio campo tuvieron sus momentos, por ejemplo Héctor Herrera se notó un tanto apagado en la primera parte, con poca participación; en cambio, era mejor la intervención de Jonathan dos Santos, quien recuperaba bien, mandaba centros, lo cual le faltaba al elemento del Porto.

Osorio mandó al campo a Guillermo Ochoa en la portería. Como centrales Néstor Araujo y Héctor Moreno. Los laterales fueron Carlos Salcedo por derecha (la cual no es su posición, pero ya lo había ocupado ahí), y Miguel Layún por izquierda. Rafael Márquez como contención, como interiores Jonathan dos Santos y Héctor Herrera (por izquierda). Como extremos Carlos Vela y Oribe Peralta, y Javier Hernández en la punta.

El primer gol se dio al minuto 6, luego de que Oribe mandó para Vela y éste la cedió a Javier Hernández, quien mandó el balón al fondo de la red. Con ello, el delantero llegó a los 46 goles que mantenían a Jared como el máximo goleador del Tricolor.

Después de eso, le costó trabajo al conjunto de Juan Carlos Osorio asentarse en el campo. Costa Rica adelantó líneas y tuvo opciones importantes. Se sentía el nerviosismo de los locales.

Guillermo Ochoa tuvo una buena reacción al recostarse hacia su poste derecho, tras un cabezazo de Francisco Calvo. Como esa, un tiro de Christian Bolaños también inquietó, pero la bola no llegó al lugar deseado.

Poco a poco, el cuadro azteca controlaba mejor el esférico, siempre intentó salir con la pelota desde el fondo y consiguió buenos trazos.

En uno de ellos, Keylor hizo una extraordinaria atajada, luego de un tiro de zurda y desde fuera del área de Carlos Vela.

En una jugada a balón parado, Héctor Moreno tuvo que meter un cabezazo, ya que Ochoa no había alcanzado a detener el tiro, tras una mala salida.

Luego, hubo pocos remates de peligro. El partido se calmó. Los dos intentaban, pero no lograban salir de esa encrucijada en el medio campo.

Para destacar, un remate de 'Chicharito' que no fructificó.

Al 43', tras un tiro de esquina cobrado por Carlos Vela, Néstor Araujo saltó ante la marca de Calvo y cabeceó con precisión para derrotar a Navas. Entonces, los casi diez mil aficionados que se encontraban en la tribuna se apagaron. Poco estaba valiendo el gasto y el viaje, porque los suyos no podían hacer daño.

Para la segunda parte, Juan Carlos Osorio mandó al campo a Jürgen Damm como carrilero por derecha, y sacó a Oribe Peralta, quien había hecho buenos movimientos con Javier Hernández, pues éste muchas veces se botaba a la izquierda para darle entrada al del América. Cambió a línea de cinco al fondo para mostrar mayor solidez al rival.

En general, el cuadro azteca se notaba mucho más tranquilo, suelto en el terreno de juego, pero también impreciso. Les faltaba articular mejor sus llegadas. Aunque hay que mencionar que el rival privilegió en esos minutos su defensiva, como para evitar más goles.

Después salió Rafa Márquez y entró Jesús Molina. Y tan solo pasaron unos minutos para que se dibujara una de las mejores jugadas del Tri, a Damm le filtraron el esférico, entró en desde el vértice derecho del área, y salió Keylor Navas, quien le botó bien el balón, y luego, aunque seguía en piernas mexicanas no pasó a más.

Al 80', todavía Raúl Jiménez inquietó a Navas con un tiro de media distancia que pasó cerca del poste izquierdo tico.

México cerró con cierto sosiego el encuentro, pero al final, la muestra de contundencia que le pedían sus seguidores ya la había dado minutos antes. Una buena reconciliación, pero todavía falta camino por recorrer.